Weekly News

No se atentó contra civiles: Sarukhán, descarta nueva espiral de violencia

21 de julio de 2010.

La detonación de un auto-bomba en Ciudad Juárez no significa una nueva etapa en la espiral de violencia que vive México debido a la lucha contra el narcotráfico, afirmó el embajador mexicano en Estados Unidos, Arturo Sarukhán.

“Es importante no crear la percepción de que fue un acto indiscriminado contra civiles. No fue colocado en el mercado. Claramente estaba dirigido a la policía”, dijo el diplomático ayer en Washington, durante un simposio sobre la violencia en México, celebrado en el Congreso estadunidense.

El atentado, que causó la muerte de tres personas, “fue dirigido a la policía porque un par de días antes había arrestado a un cabecilla clave de este grupo de sicarios, que ahora ha decidido no sólo asesinar gente, sino también traficar drogas”, agregó.

En México, se informó que la Procuraduría General de la República determinó que el explosivo utilizado en el ataque del jueves pasado es Tovex, un compuesto utilizado para la demolición de acero y piedra, que es empleado por empresas constructoras.

Refuerzos a Coahuila El comisionado de la Policía Federal, Facundo Rosas, se reunió ayer con autoridades de seguridad de Coahuila –donde el domingo ocurrió una matanza de 17 personas en una fiesta– para definir la estrategia en la lucha contra la delincuencia.

El funcionario informó que a partir de hoy 200 policías arribarán a la Comarca Lagunera para hacer frente a la ola de violencia.

-Con información de Aurora Vega, Alma Gudiño y Agencias Niega Sarukhán espiral criminal WASHINGTON.— La reciente e inédita detonación de un carro-bomba en Ciudad Juárez no significa una nueva etapa en la espiral de violencia que vive México debido a la lucha contra el narcotráfico, consideró el martes el embajador mexicano en Estados Unidos, Arturo Sarukhán.

“Es importante no crear la percepción de que fue un acto indiscriminado contra civiles. No fue colocado en el mercado.

Claramente estaba dirigido a la Policía’’, dijo el embajador Sarukhán durante un simposio celebrado en el Congreso estadunidense sobre la violencia en México.

“Fue dirigido a la Policía porque un par de días antes, la Policía había arrestado a un cabecilla clave de este grupo de sicarios, que ahora ha decidido no sólo asesinar gente, sino también traficar drogas’’, agregó el diplomático hablando en inglés, sin detallar a qué grupo de sicarios se refería.

Sarukhán, quien estuvo acompañado del legislador demócrata Henry Cuellar, uno de los principales partidarios de extender la Iniciativa Mérida, precisó asimismo que no es la primera vez que la delincuencia organizada apela a “otros medios” para enfrentar a los cuerpos de seguridad y, relató un incidente en el que fueron arrojadas dos granadas en la ciudad de Morelia durante la celebración de la Independencia mexicana.

Además mencionó el ataque con granadas de fragmentación al consulado de Estados Unidos en Monterrey.

Durante el foro, Sarukhán pidió poner el tema de la violencia en perspectiva, al asegurar que el país tiene los más bajos índices de criminalidad en los últimos 30 años, a pesar del aumento de casos vinculados con la lucha contra el crimen organizado.

“El embajador no quiere esconder bajo la alfombra el tema de la violencia, lo que quiere es poner en contexto, (mostrar) que es focalizada y que ocurre mayormente en los corredores estratégicos que son el conducto de drogas hacia Estados Unidos, o en lugares como Ciudad Juárez”, precisó.

El foro tuvo lugar en vísperas que la Oficina de Supervisión General (GAO) emita un reporte sobre el estado de la cooperación antidrogas entre Estados Unidos y México bajo la Iniciativa Mérida.

El estallido del coche-bomba en Ciudad Juárez ocurrió la noche del jueves, causando tres muertes.

Un funcionario estadunidense dijo a agencias internacionales que los atacantes aparentemente usaron un explosivo industrial gelatinoso llamado Tovex, utilizado comúnmente como sustituto de la dinamita, y que había sido robado a compañías privadas.

El funcionario, familiarizado con la pesquisa y que habló a condición de guardar el anonimato porque no está autorizado a hacer declaraciones, no tenía detalles de cómo se armó la bomba.

La Policía Federal ha dicho que el coche-bomba fue colocado en represalia por el arresto ese mismo día de Jesús Armando Acosta Guerrero, alias El 35, y supuesto líder del grupo armado La Línea, al que se le atribuye ser el brazo armado del cártel de Juárez.

La Procuraduría General de la República (PGR) de México informó el martes que se aprobó un arresto domiciliario de 40 días contra Acosta Guerrero para que la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) culmine su pesquisa y entregue a las autoridades judiciales el expediente en su contra por delitos de delincuencia organizada, delitos contra la salud y portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles