Weekly News

Difunden 90 mil textos secretos que destapan guerra sucia de EU en Afganistán

27 de julio de 2010.

Al gobierno de Barack Obama y al Pentágono acaba de estallarles una bomba periodística que viene a enturbiar mucho más el desarrollo de la guerra en Afganistán, cada vez más impopular tras nueve años sin lograr reprimir la creciente ofensiva guerrillera de los talibanes

El escándalo estalló tras facilitar la organización Wikileaks más de 90 mil documentos secretos del conflicto afgano a los diarios The New York Times y al británico The Guardian, y a la revista alemana Der Spiegel, antes de colocarlos en su propia página de internet.

Dichos documentos confidenciales dejan en muy mal papel al ejército de EU, que ocultó muertes de civiles afganos que nunca se informó públicamente u operaciones encubiertas contra líderes guerrilleros, consideradas ilegales por el propio Pentágono.

La lectura que The Guardian ha hecho de la información le ha servido para llegar a la conclusión de que Estados Unidos cuenta con un grupo de élite que trabaja fuera de los márgenes de la ley: “Una unidad secreta de fuerzas especiales traza a los líderes talibán para matarlos o capturarlos sin juicio”.

El diario británico también se refiere a las cifras de civiles afganos muertos: “Algunas de estas bajas se deben a los ataques aéreos que han suscitado protestas del gobierno afgano, pero un gran número de incidentes hasta ahora desconocidos parecen ser el resultado de soldados que abren fuego contra conductores desarmados o motociclistas para protegerse de terroristas suicidas”, dice.

“Fuentes fiables”. Los informes, que según The New York Times muchos no son verificables, aunque “se basan en fuentes que los militares consideran fiables”, abarcan de 2004, durante el segundo mandato de George W. Bush, a 2010, ya durante el gobierno de Barack Obama. Dichos papeles demuestran que EU “ha ocultado tanto pruebas de sus propias actuaciones fuera de la ley como del poderío militar acumulado por los talibanes”.

Traición de Islamabad. Igual de grave es la revelación de que Pakistán, el gran aliado de Washington en su guerra contra el terrorismo islamista, recibía con una mano dinero del Pentágono para modernizar su ejército y con la otra mantenía contactos con el enemigo a batir, los talibanes.

Según la interpretación de los papeles hecha por el New York Times, los servicios de inteligencia paquistaníes ayudaron secretamente al movimiento talibán en Afganistán al mismo tiempo que Islamabad recibía más de mil millones de dólares anuales de Washington por su ayuda contra los terroristas.

El paquete de información también incluye relatos de primera mano sobre la falta de voluntad paquistaní de hacer frente a los insurgentes que atacan cerca de los puestos fronterizos paquistaníes.

El periódico agrega que estos documentos apuntan que Pakistán “permite a representantes de sus servicios secretos reunirse directamente con los talibanes en sesiones secretas de estrategia para organizar redes de grupos militantes que combaten a los soldados de EU en Afganistán, e incluso traman planes para asesinar a líderes afganos”.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles