Weekly News

Acosa al presidente la posibilidad de legalizar las drogas

4 de agosto de 2010.

Distrito Federal– Luego de años de constantes negativas, el presidente Felipe Calderón Hinojosa finalmente aceptó abrir un debate sobre la pertinencia de legalizar algunas drogas como parte de la estrategia en contra del crimen organizado.

Durante el evento Diálogo por la Seguridad, organizado entre el Gobierno federal, académicos, empresarios y organizaciones civiles, el mandatario aseguró que dicha discusión debe darse “habiendo una pluralidad democrática”, bajo la cual deben analizarse los convenientes e inconvenientes “a profundidad”.

“Los argumentos de uno y de otro lado son fundamentales. Por una parte, hay quien alega que la legalización implicaría un aumento enorme del consumo en varias generaciones de mexicanos, en parte por el efecto económico mismo de la disminución de precio y la disponibilidad, así como por la idea que se genera de que es aceptable y socialmente bueno, y hasta medicinal, digamos, el uso, lo cual culturalmente tiene una incidencia importante”, explicó al emitir su discurso final.

Incluso, advirtió, esas voces advierten que la legalización también implica que un país tome la decisión de dejar a riesgo a varias generaciones de jóvenes y adolescentes.

Sin embargo, recordó, por otro lado, los efectos de valor económico importante, en el sentido de reducir flujos importantes de recursos monetarios para la criminalidad.

“Si el mejor argumento en favor de una legalización es que la reducción del precio del mercado negro va a generar beneficios, si estos son productos que no se determinan en su precio nacionalmente y a nuestro lado está el mayor consumidor de drogas en el mundo, es decir, el precio se determina internacionalmente, lo que hagamos nosotros en esa materia respecto del precio va a ser irrelevante y sólo vamos a pagar todas las consecuencias negativas y realmente muy poco o nada de las positivas”, consideró Calderón Hinojosa.

Evidentemente, reconoció, también con el mismo argumento, cualquier acción que en ese respecto se tome en el ámbito internacional y particularmente en Estados Unidos, va a tener una repercusión en México que nos obliga siempre y en todo momento a hacer ese análisis.

En días pasados, el concejo municipal de la ciudad de Oakland, en California, Estados Unidos, aprobó por cinco votos contra dos y una abstención un plan que permitirá el cultivo en gran escala de mariguana y su comercialización.

Con ello, se dará luz verde la producción, el procesamiento y el empaquetado de la hierba.

Al final se impuso el criterio de quienes ven en la resolución una importante fuente de ingresos y empleos para la ciudad.

Aunado a lo anterior, en el vecino país del norte, 14 estados han reconocido la mariguana como un producto medicinal: Alaska, California, Colorado, Hawaii, Illinois, Maine, Míchigan, Montana, Nevada, Nuevo México, Oregón, Rhode Island, Vermont y Washington.

En el caso de México, legisladores de izquierda han sido los principales promotores de la legalización de las drogas, sobre todo en lo que a mariguana se refiere, pues han propuesto más de cinco iniciativas tanto en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal como en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión y el Senado de la República, con el fin de despenalizar su consumo al elevar las dosis máximas permitidas, así como para su uso terapéutico, entre otros.

En lo que respecta a la Cámara Baja, diputados del PRD, PRI, Convergencia, PT y del Partido Socialdemócrata (antes Partido Alternativa Socialdemócrata) propusieron reformar la Ley General de Salud y los Códigos Penal Federal y Federal de Procedimientos Penales, a efecto de reconocer el valor terapéutico de la mariguana (cannabis) y sus derivados, despenalizando sus usos médicos y científicos.

La última iniciativa presentada a finales de abril del presente año, estuvo a cargo del diputado federal Víctor Hugo Círigo Vásquez quien propuso reformar la Ley General de Salud y del Código Penal Federal, en materia de reducción de daños por el consumo de drogas y uso terapéutico del cannabis.

Ese mismo diputado presentó en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), cuando fue representante local, una iniciativa en el mismo sentido.

Durante el evento celebrado en el Salón Casino del Campo Militar Marte, el presidente Felipe Calderón Hinojosa recibió diversos señalamientos de académicos e integrantes de la sociedad civil, quienes le advirtieron que la estrategia en contra del crimen organizado y sus presuntos logros no están siendo bien difundidos entre la ciudadanía.

Al respecto, Calderón Hinojosa reconoció que “ha sido, definitivamente, una gran ausencia, fundamentalmente nuestra, el poderle explicar a la gente la narrativa de lo que está ocurriendo”.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles