Weekly News

FCH “no esperará” a que políticos se unan a lucha

5 de agosto de 2010.

El presidente Felipe Calderón endureció su discurso en contra de las fuerzas políticas que han ignorado sus llamados para construir una política de Estado sobre seguridad, y advirtió que no se quedará a esperar a ver a qué hora los intereses particulares dejan de estar por encima de los intereses nacionales, y que actuará acompañado por la sociedad para movilizar al país en busca del apoyo para resolver el problema de la delincuencia.

Además, lanzó un doble llamado a la sociedad: a que denuncien, incluso de manera secreta, vínculos de gobernadores, alcaldes o jueces con el crimen; y a los mejores ciudadanos, comprometidos con el país y con su comunidad y estén decididos a una defensa institucional, que se enrolen en las filas de la policía.

En la tercera mesa del Diálogo por la Seguridad, Evaluación y Fortalecimiento, ayer con líderes religiosos en el Campo Marte, éstos denunciaron desde extorsiones —aunque no lo hicieron los jerarcas católicos— hasta cómo los narcos se llevan a las mujeres que les gustan, o ver cómo tener menos costos con la política anticrimen y menos secuelas.

“Tienen la razón, desgraciadamente, faltan los políticos y créanme que en todos los partidos políticos, unos más, otros menos, yo he encontrado cierta disposición, aunque aquí tal vez pueda aplicarse, también, una parábola, que es, toda proporción guardada y dicha con el debido respeto, la parábola del banquete, en la que había un rey que organizó un banquete y el día cuando se llegó a la fecha del banquete, uno a uno de los invitados fueron excusándose para no ir y lo que hizo el rey, entonces fue salir al cruce de los caminos e invitar a quienes no han sido invitados en un principio.

“Yo estoy saliendo y pidiendo la ayuda de la sociedad, como también ya se la pedí a los partidos políticos, y se la pedí al Congreso, y se la seguiré pidiendo, pero no me voy a quedar a esperar a ver a qué horas los intereses particulares terminan de estar por encima de los intereses nacionales. Yo por eso voy a seguir hablando con la sociedad para buscar y encontrar en la sociedad el apoyo que necesitamos para movilizar a todo México y resolver este problema”, dijo Calderón a los líderes religiosos.

Al lanzar un llamado a los jóvenes y mejores cuadros de la sociedad a engrosar las filas de la policía, Calderón también reprochó que en los estados les paguen 2 mil pesos mensuales, cuando deberían ser 10 mil o 15 mil.

Informó que de los 28 mil muertos en tres años y medio de este gobierno, por disputas entre cárteles, en 70% de los casos se sabe la causa de las muertes y de ese subtotal, 90% son personas vinculadas con grupos criminales, 6% son autoridades, y “el grupo que más duele, independientemente de que sea el menor, aproximadamente 1%, el que más duele a la sociedad son las víctimas inocentes”.

Hay desesperanza: Rivera

El cardenal Norberto Rivera aseguró que el gobierno no informa lo que logra en la lucha contra el crimen; la gente, al no conocer lo que hace el gobierno, piensa entonces que en lugar de ir progresando se va “retrocediendo” y se “siembra la desesperanza”.

José Raúl Murillo, secretario general de la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, dijo que el Presidente convocó a liderazgos religiosos para debatir la estrategia de seguridad para legitimar lo que está haciendo ante las críticas. Relató extorsiones a pastores y ejecuciones en comunidades evangélicas, y que mujeres son secuestradas por criminales porque les gustan.

“Sin dejar de hacer lo que es evidente y necesario en el tenor en que usted lo lleva, analizar cómo podemos tener menos costos que esta política que está usando, cómo podemos evitar menos secuelas y cómo pudiéramos hacer para que los efectos secundarios o terciarios en nuestra sociedad, sean de menor envergadura como lo estamos viendo hoy en día”, dijo Francisco Jiménez Arias, superintendente nacional de la Iglesia de Dios en México.

Calderón comentó su interés por saber si hay alcaldes y gobernadores coludidos con el narco y exigió que los denuncien.

“Tenemos una delincuencia organizada y una sociedad desorganizada. Una sociedad, por ejemplo, de la que requerimos, insisto, información puntual, si se quiere, incluso, confidencial, secreta, de lo que están haciendo los criminales”, aseguró. “A mí sí me interesa saber quiénes son los que cobran las cuotas, en dónde se reúnen, me interesa saber cómo actúan, me interesa saber quiénes los cobijan y se coluden con ellos. Ministerios públicos, jueces, policías, alcaldes o gobernadores. Sí me interesa saber. Y la sociedad sé que lo sabe. Si es el caso que eso ocurra”, afirmó.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles