Weekly News

Carta de una Madre Desesperada

12 de agosto de 2010.

Soy una víctima más de la violencia que se vive en Chihuahua, madre de una de las tantas chicas que han desaparecido “misteriosamente” de las calles de esta ciudad capital, cuando regresan de su trabajo, de un centro de diversión, donde simplemente ya no sabemos nada de nuestras hijas.

Desde el domingo 25 de julio del 2010, mi hija de nombre PAMELA LETICIA PORTILLO HERNÁNDEZ, se encuentra en calidad de desaparecida, luego de habérsele visto por última vez con un grupo de amigos, disfrutando como lo hacen miles de jóvenes en lugares de diversión.

Mi hija la raptaron por la madrugada de ese día entre las 3:30 y 4:00 horas, en las calles JJ Calvo y Pacheco, donde hasta donde he investigado por mi cuenta, fue “levantada” por un grupo de hombres a bordo de varias camionetas.

Me encuentro en un momento de desesperación total, he acudido a las diferentes autoridades de los tres órdenes de gobierno y la verdad hasta el momento no hay nada certero que me lleve a recuperar a mi hija; familiares y amigos que se han mostrado solidarios conmigo en todo momento, hemos iniciado una cruzada colocando posters, mantas, volates y enviado cartas a los medios de comunicación; sin embargo no he tenido el éxito de encontrar a mi hija.

Lo que pido en esta carta, que va particularmente dirigida a quienes tiene retenida en contra de su voluntad a mi hija, es que la suelten, que la dejen libre, ella es una chica sana, sin vicios, sin problemas con nadie, dedicada a su trabajo, a su familia, a sus hijas.

Les suplico por amor de Dios y como madre, que me la entreguen con bien, que le permitan regresar a su casa, que a la dejen en algún lugar público, en donde se encuentre, ella sabrá regresar a su hogar donde la amamos y la esperamos desde el momento en que desapareció.

Aseguro que la denuncia que tengo interpuesta por desaparición de mi hija PAMELA LETICIA PORTILLO HERNÁNDEZ, que está en la Procuraduría de Justicia del Estado de Chihuahua, la quitaré al momento de que regrese a casa; no tengo rencor, ni odio, contra quienes tengan a mi hija, yo los perdono y solo le pido les suplico en nombre de su madre que se que la tienen, que la regresen y todo quedará en el pasado.

Pamela mi amor, te queremos con nosotros y sabemos que estas viva y con bien, elevamos oraciones diariamente por ti para que regreses a casa mi niña hermosa. Chihuahua, Chihuahua a 11 de agosto del 2010



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles