Weekly News

Obama defiende el derecho a construir una mezquita cerca de la “zona cero”

15 de agosto de 2010.

Después de guardar silencio durante varias semanas sobre la construcción de una mezquita cerca de la “zona cero” en Nueva York, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se pronunció ayer enérgicamente en favor de construir un centro de culto islámico cerca del sitio donde se registraron los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, al señalar que un país que tiene como principio fundador la libertad religiosa debe permitirlo.

Sus declaraciones surgieron durante la celebración del Ramadán en la Casa Blanca y horas antes de su “escapada” de fin de semana al Golfo de México.

Obama subrayó que: “Como ciudadano, como presidente de Estados Unidos, considero que los musulmanes tienen el mismo derecho de practicar su religión como cualquier otra persona en este país’’, indicó ante una multitud que lo escuchaba atentamente en la Casa Blanca el viernes por la noche.

“Eso incluye el derecho a construir un lugar de oración y un centro comunitario en propiedad privada en el bajo Manhattan, conforme a las leyes y mandatos’’, dijo al agregar: “Así es Estados Unidos, nuestro compromiso con la libertad religiosa debe permanecer inquebrantable’’, apuntó.

La Casa Blanca no había asumido una postura sobre el tema de la mezquita, que sería parte de un centro islámico que se construiría con un costo de 100 millones de dólares, a dos calles de la “Zona Cero’’, el lugar donde perecieron casi 3 mil personas cuando un par de aviones tomados por fanáticos islámicos se estrellaron en las torres del Centro de Comercio Mundial, el 11 de septiembre del 2001.

CONTROVERSIA. El secretario de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, había insistido en que la controversia era un asunto local.

Sin embargo, la polémica creció a todo el país. Varios políticos republicanos, incluida la ex gobernadora de Alaska, Sarah Palin y el ex líder de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, expresaron su oposición. También se pronunció en contra la Liga Antidifamación, un grupo defensor de los derechos civiles de los judíos.

AL QAEDA. Obama abordó el asunto el viernes, y se mostró enfático. Aunque insistió en que el lugar donde se encontraban las torres gemelas era un sitio “consagrado’’, señaló que la forma apropiada de honrarlo consistía en aplicar ahí los valores estadunidenses.

El mandatario enfatizó que los enemigos de EU no respetan la libertad de religión y la causa enarbolada por la red Al Qaeda —-responsable de los atentados terroristas del 2001— “no es el islam, es una gran distorsión del islam”.



© En viaje por zona del Golfo de México

A manera de solidaridad para reactivar el turismo en la zona afectada por el derrame de crudo en el Golfo de México, el presidente Barack Obama, su esposa Michelle y su hija Sasha, disfrutaron ayer de las playas de Panamá City, en el norte de Florida.

Poco después de su llegada a Panama City, Obama prometió en un discurso a los residentes de la Costa del Golfo afectados por el derrame que el gobierno federal no los abandonará, aunque el pozo ya esté sellado.

“Estoy aquí para decirles que nuestro trabajo no ha terminado y que no nos iremos” hasta que se recuperen del desastre, aseguró Obama.

En una de sus declaraciones Obama aseguró: “Las playas están limpias, seguras y abiertas y esta es una de las razones por las que Michelle, Sasha y yo estamos aquí”.

El mandatario estadunidense aseguró que decidió viajar con su familia al Golfo de México para que sus compatriotas sepan que deberían visitarlo: “Es espectacular. No lo digo sólo en apoyo a la región, sino también porque es un lugar hermoso para visitar”.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles