Weekly News

Enfrentamiento entre federales y sicarios impactan balas en El Diario

18 de agosto de 2010.

Ciudad Juárez, Chih.- La tarde noche de ayer se registró un enfrentamiento entre policías federales y sicarios, frente a las instalaciones de un periódico de esta localidad, cuando los hombres armados se enfrentaban a tiros contra los uniformados lo cual provocó que al menos una de docena de proyectiles se impactaran en el edificio de la empresa periodística El Diario y en vehículos de los empleados, ocasionándoles daños.

La confrontación, que ocurrió cinco minutos antes de las 7 de la tarde en la calle Juvenal Aragón, exactamente en el tramo ubicado entre las instalaciones de El Diario y el hotel Fiesta Inn, tuvo como saldo tres elementos federales heridos y dos presuntos delincuentes detenidos.

Versiones extraoficiales indican que el enfrentamiento entre los sospechosos del ataque y varios agentes del Grupo de Inteligencia de la PF comenzó antes de las siete de la tarde al norte de la ciudad, cuando los policías descubrieron que los tripulantes de dos vehículos Cherokee los estaban “campaneando”, es decir, vigilando.

De inmediato les marcaron el alto, pero los sospechosos emprendieron la huida, uno de los vehículos enfiló al sur sobre la avenida Abraham Lincoln hasta alcanzar el circuito del Pronaf, por lo que fue perseguido por los oficiales en automóviles sin logos de la corporación.

Testigos reportaron que durante ese tramo se escucharon varias detonaciones ya que se registró un intercambio de disparos entre los agentes federales, quienes vestían de civil y viajaban en al menos tres vehículos tipo sedán, y los tripulantes de una Cherokee gris.

La persecución continuó sobre el Anillo Envolvente del Pronaf hacia el oriente, pero al llegar a la Juvenal Aragón los prófugos viraron hacia su derecha para internarse en sentido contrario y tratar de llegar a la avenida Paseo Triunfo de la República.

Sin embargo, decenas de agentes federales que se hospedan en el hotel Fiesta Inn fueron alertados de la persecución por los estruendos que se escucharon desde antes, por lo que tomaron posiciones y comenzaron a disparar en contra de la Cherokee e incluso de sus persecutores.

Uno de los neumáticos de la camioneta fue averiado por los impactos, así que se estrelló en contra de la banqueta del hotel, enseguida, la balacera de agudizó ya que los ocupantes de la unidad comenzaron a disparar en contra de los elementos, quienes respondieron la agresión.

Los federales lograron rodear el vehículo y obligaron a los presuntos sicarios a que depusieran las armas, tras lo cual los bajaron para arrinconarlos en una de las macetas ornamentales del lugar, donde fueron sometidos mientras varios de sus compañeros se desplegaron alrededor de la escena.

Mientras, los policías que estaban vestidos de civil también fueron encañonados por los uniformados, pero éstos les gritaron “somos de los mismos” mientras se identificaban como parte del Grupo de Inteligencia y depositaban sus armas largas en el suelo.

Durante la refriega tres federales resultaron lesionados, dos en las piernas y uno en el estómago, por lo que fueron trasladados a recibir atención médica a un hospital de la ciudad, aunque trascendió que fue difícil que los aceptaran debido a las condiciones de seguridad que prevalecen en torno a este tipo de hechos.

De forma extraoficial se conoció que estaban fuera de peligro ya que las heridas no pusieron en riesgo su vida, el vehículo en el que viajaban los presuntos delincuentes portaba placas de circulación fronteriza 112 SG2, mientras que en su interior se pudo apreciar una agenda de color negro.

Después de varios minutos de discusión entre los mandos de los dos grupos de la PF, los de Inteligencia decidieron hacerse cargo de los sospechosos, quienes fueron subidos a un vehículo blindado para trasladarlos hasta el centro de mando que la corporación tiene sobre la avenida Juan Pablo Segundo.

Para ese momento, varios periodistas gráficos de El Diario se encontraban en el lugar realizando su labor profesional cuando un elemento de la corporación se acercó a uno de los fotógrafos para tirarle al piso su cámara.

Enseguida tomó posesión del aparato y se lo llevó, situación que generó un enfrentamiento verbal cuando los reporteros reclamaron la devolución del instrumento de trabajo y la actitud mostrada por el agente.

En tanto, en los alrededores los ciudadanos buscaban una explicación de lo que ocurrió, ya que estaban asustados debido a los estruendos que se escucharon en toda la zona.

Poco a poco, comenzaron a salir de sus refugios, pero algunos fueron encañonados por los agentes federales, quienes emprendieron la búsqueda de más posibles participantes en los hechos ya que surgieron versiones de que algunos salieron corriendo de la zona.

Durante una inspección alrededor de las oficinas de esta empresa de información se pudieron notar al menos una docena de impactos en la fachada del edificio y en dos vehículos de sus empleados.

Todavía media hora después del incidente los agentes abordaron y revisaron a varias personas que circularon en torno al lugar a pie o en vehículos en busca de posibles cómplices, ya que existía la creencia entre los elementos que los presuntos delincuentes podrían enviar a otras personas para que observaran lo que estaba ocurriendo.

También instalaron francotiradores en el techo del edificio donde se hospedan, hasta el cierre de la edición la PF no había ofrecido una versión oficial sobre los acontecimientos.

“Se los llevaron los de Inteligencia, ahorita apenas estoy preparando el informe que le tengo que dar a mis superiores”, dijo el jefe del Agrupamiento número 3 que se hospeda en el Fiesta Inn.

La alerta en la hospedaría de los federales quedó vigente y varios de los policías fueron desplegados en los alrededores para que vigilaran el entorno en prevención de alguna incursión de integrantes de organizaciones criminales.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles