Weekly News

Se retiran federales del Hotel Fiesta Inn por balacera registrada el martes

19 de agosto de 2010.

Ciudad Juárez, Chihuahua.- Ante la balacera que se registró el martes 17 de agosto afuera del Hotel Fiesta Inn donde dos presuntos delincuentes fueron detenidos, no sin antes poner en juego la vida de varios empleados de El Diario que se encontraban en el estacionamiento ubicado cerca del hecho violento, directivos de dicho periódico solicitaron la salida de los federales de este hotel por lo que el día de hoy se retirarán definitivamente de este lugar.

Según se informó varios reporteros de El Diario se encontraban en el estacionamiento momento en que inició la balacera entre delincuentes y federales por lo que sus vida corrieron peligro, ya que las ráfagas de bala se impactaron contra los vehículos hay estacionados.

Ante estos hechos el director de El Diario mandó una carta abierta al Presidente Felipe Calderón y al Secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna:

Lic. Felipe Calderón Hinojosa Presidente de la República

Lic. Genaro García Luna Secretario de Seguridad Pública

Los desagradables hechos registrados el martes 17 de agosto afuera de las instalaciones de esta casa editora, poco antes de las 7 de la tarde, cuando estuvieron en peligro las vidas de decenas de nuestros empleados, algunos de los cuales milagrosamente se salvaron cuando se hallaban en la zona del estacionamiento, nos apremian a demandarles la inmediata retirada de los agentes de la Policía Federal del hotel Fiesta Inn, utilizado como cuartel para un contingente de 200 elementos.

Tal como lo muestran las evidencias fotográficas recogidas en diversos ángulos del edificio y aparcadero de El Diario, el enfrentamiento a balazos suscitado entre presuntos sicarios y oficiales federales hospedados en el citado hotel ocasionó que al menos una docena de proyectiles balísticos impactaran en los muros de nuestras instalaciones y otros alcanzaran y hasta atravesaran dos vehículos de nuestro personal.

No es la primera vez que agentes de esa corporación atentan contra la seguridad de quienes laboramos en esta empresa periodística. Desde que se albergan en el establecimiento vecino ya en otras dos ocasiones y de manera accidental, según la versión ofrecida, habían soltado disparos hacia el inmueble que ocupa nuestra casa editora, aun cuando nunca de manera tan grave como la sucedida el martes por la tarde, cuando prácticamente fuimos tiroteados cuando se defendieron de los supuestos sicarios.

El desorden táctico observado en la reacción que opusieron los elementos federales al ataque de los delincuentes, algunos de ellos disparando “a lo loco” hacia nuestro edificio, no hace más que confirmar lo declarado días antes (sábado 7 de agosto) por el comandante de la PF, Ricardo Duque Chávez, quien aseguró que hay elementos de este cuerpo policiaco que son “material de desecho” de otras corporaciones, sin adiestramiento en el uso y manejo de las armas de cargo.

En el marco de violencia e inseguridad que padece nuestra ciudad, resulta paradójico que a pesar de tener a unos pasos de nuestra empresa a 200 agentes federales, en vez de sentirnos protegidos lo que percibimos es una creciente amenaza hacia la seguridad colectiva de los cientos de empleados que laboran en El Diario.

Un hotel tan céntrico, ubicado en una de las zonas de mayor circulación vehicular y peatonal de la ciudad, no es precisamente el mejor sitio estratégico para resguardar a un cuartel de policías federales dentro del contexto actual de lucha contra el crimen organizado.

Además, desde su llegada a ese lugar de hospedaje, los elementos han generado diversas molestias para quienes laboran en esta empresa de comunicación, ya que invaden de manera cotidiana –con sus vehículos y sus armas– los espacios privados y de estacionamiento de la misma, e incomodan al personal femenino con sus groserías, sin contar algunos bochornosos episodios nocturnos que han protagonizado con sexoservidoras a la vista de quienes trabajamos a unos metros de allí.

Realmente debemos sentirnos afortunados de que, en estas circunstancias, no se haya registrado hasta hoy alguna fatalidad, por lo que desde estos momentos los hacemos responsables, señores Calderón Hinojosa y García Luna, de lo que pudiera pasar con cualquiera de nuestros empleados por causa de la ostentosa e inútil presencia de esa corporación en este inadecuado lugar donde se hospedan.

Por lo anterior, reiteramos nuestra exigencia de que el cuartel de la Policía Federal ubicado en el contiguo hotel sea cambiado a la brevedad posible hacia otro espacio donde su presencia sea menos riesgosa para la población abierta y trabajadora.

Atentamente

Osvaldo Rodríguez Borunda Director General

El Diario de Ciudad Juárez



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles