Weekly News

La Opinión de:
Edna Lorena Fuerte
Sentido de diálogo

23 de agosto de 2010.

En materia de diálogo siempre hay responsabilidad en ambas partes, y en el caso de los diálogos abiertos, de interés público, responsables son todos, pero el sentido de responsabilidad va más allá de la materia discursiva, en muchas ocasiones y en ciertas cuestiones tal parece que el llamado al diálogo se ha vuelto más una forma de socializar, compartir la irresponsabilidad, que de generar retroalimentación propositiva.

¿Cuál es el sentido de los diálogos convocados por el Gobierno Federal en materia de seguridad y lucha contra el narcotráfico?, hacia dónde va ese afán de llevar hacia afuera la situación de la violencia y la inseguridad con preguntas abiertas, sin aparente respuesta, y además arremeter en contra de todos los actores que no han querido sumarse de lleno a la iniciativa o que la han cuestionado y visto con reservas. Se evidencia aún más la falta de soluciones, pero lo más peligroso de caer en el discurso de socialización de las responsabilidades, es que precisamente se pierde la perspectiva de los verdaderos encargados de dar solución a estas problemáticas, por poner todos las manos sobre la mesa, podemos dejar de señalar a quienes tienen el encargo de la toma de decisiones, más allá de que es importante la múltiple participación y el que todos asuman conciencia y contribuyan ante una problemática de estas dimensiones. El Jefe del Ejecutivo ha manifestado sobradamente su molestia con los partidos por no participar de estos diálogos, se ha congratulado con los gobernadores por asistir, mientras la discusión parece concentrarse en quiénes están de qué lado, en una guerra de palabras y declaraciones mediáticas; la guerra verdadera está en las calles, sigue incendiando cada vez más parte del territorio nacional y se extiende como un reguero de pólvora del que las altas llamas ya no nos dejan ver el origen de la catástrofe. De nuevo, estamos ante un problema de perspectivas, claro que hay muchas aristas en esto, claro que se debe mirar la complejidad del fenómeno y no dejar cabos sueltos, pero lo peor es que, tal como ha estado pasando, terminemos por andarnos por las ramas todo el tiempo, por las discusiones mínimas, los dimes y diretes, y no se trasciende hacia las verdaderas soluciones, hacia la rendición de cuentas clara que haga sumatoria de acciones y señale yerros y responsabilidades.

Es una pena ver el circo mediático que tiene tan ocupado a nuestro Presidente con la organización de estos “diálogos”, seguro pocos recuerdan ya, pero es el mismo presidente que vino a Juárez a “abrirse al diálogo” hace unos cuantos meses, a escuchar y ser escuchado, igual que ahora lo hace a nivel nacional.

Creo que no hay que esforzarse mucho para ver los nulos resultados que este ejercicio tuvo en nuestra frontera. No mucho, o mejor dicho, demasiado poco se logró en materia de cambio de nuestra situación general, y en el tema de la inseguridad hemos ido a peor día a día, entonces qué se puede esperar de esta mesa en la que se invita a sentarse a los actores nacionales, cuál es el paso siguiente después de hablar y señalar a los que no hablaron o a los que hablaron “mal”, qué hay después de los discursos en una realidad que apremia acciones, concretas, reales, soluciones a pie de calle.

Soy Edna Lorena Fuerte y mi correo es [email protected] para sus comentarios. Gracias.

Cd. Juárez, Chihuahua a 23 de Agosto de 2010



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles