Weekly News

`Mano Dura` de gobernantes contra los criminales es cobardía política

27 de agosto de 2010.

Al ofrecer una conferencia magistral, Franz Vanderschueren, afirmó que el problema de inseguridad a escala mundial, tiene una responsabilidad social y no solamente de los criminales, a lo que agregó que la delincuencia es un fenómeno multifactorial, donde la “mano dura” que aplican algunos gobernantes, es simplemente “cobardía política”.

Durante su intervención en la última jornada de los Foros de Expresión Compromiso por México, el investigador y consultor de Naciones Unidas y el BID, expresó que la delincuencia es un fenómeno general del mundo, por lo que ninguna teoría lo explica totalmente. “Es un problema multicausal que obliga a replantear todos los sistemas culturales que no funcionan ya en esta civilización”, puntualizó.

Dijo que la responsabilidad de lo que pasa hoy en seguridad es de todos, “la mano dura no es una solución, no digo que no hay que aplicar la ley, cuidado, no estoy diciendo sean laxistas, estoy diciendo que si hacen solamente mano dura pierden el tiempo. Se necesita una política social coherente, se necesita coproducción de la seguridad, se necesita cambiar el sistema de justicia criminal”.

El especialista en el tema de seguridad ciudadana y prevención, advirtió que “México está a punto de ser estigmatizado injustamente por la inseguridad. Pero el aumento del crimen y la delincuencia tiene un carácter global, del cual todos somos responsables. Y por eso, hoy debemos estimular la resolución del problema, activando la cohesión social e impulsando la participación y liderazgo de los actores locales”.

Mencionó casos como el de Ciudad Juárez que dijo, perdió en un año y medio la mitad de su sector de mayores recursos que se fue a residir a El Paso, Texas. Agregó que cuando una ciudad como esa entra en crisis, se dan cuenta que todos son responsables.

Señaló que en Ciudad Juárez, cuando se instalaron las maquiladoras, se olvidó sin embargo el servicio social y muchos otros factores de bienestar. “Los poderes públicos se olvidaron, por ejemplo, de crear un transporte público. En Ciudad Juárez no hay transporte público; hay transporte para la maquiladora, pero si usted quiere desplazarse cinco cuadras necesita un taxi, pero un taxi le va costar 25 dólares”.

“Los educadores se olvidaron de tener la escuela y guardería para los hijos de las señoras que van a trabajar a la seis de la mañana en la maquiladora. Por lo tanto, la señora abandonaba sus hijos en la casa, los confiaba a una amiga y en el peor caso amarraba a los hijos a la cama”.

Dijo que 20 años después nadie debe extrañarse de que esa generación de jóvenes forme parte de la delincuencia.

Apuntó que el crimen organizado ha sido mucho más inteligente que la sociedad misma en ganar la confianza de la juventud, en ganar la confianza de los sectores más pobres, porque actúan con un buen marketing, ofrecen soluciones donde los estados y la sociedad no lo hacen.

Sin embargo, aclaró que si se analiza desde una perspectiva histórica la situación de la inseguridad en el mundo, “se constata que lo que pasa hoy día en México: Crimen organizado, inseguridad, Ciudad Juárez, todo lo que sea; ayer en Medellín, en Brasil, lo que sea, es un fenómeno que no es propio de México ni de Colombia ni de Sudáfrica ni de Estados Unidos ni nada por el estilo, sino que es un fenómeno general en el mundo, donde hay punta del iceberg, que varía según los años y las coyunturas; pero es un problema general de nuestra sociedad a partir de los años sesenta”.

Apuntó que cuando un fenómeno se produce en todos los países del mundo, o en casi todos los países del mundo, no es un problema local, mexicano, colombiano, brasileño, chileno o francés o norteamericano, es un problema de civilización, es un problema de cultura.

Puntualizó que esto significa que los sistemas ya no pueden funcionar como se ha pensado antes y de ahí la crisis del sistema de justicia criminal, crisis del modelo policial, crisis del modelo judicial, crisis de los sistemas carcelario, donde reinciden el 60 por ciento de los infractores.

Señaló que hay una crisis de sociedad que se expresa a través de la inseguridad. Por lo tanto, es necesaria respuesta social y no solamente policial o judicial. Se requiere una respuesta social donde somos todos responsables, legislador, autoridad, pero también el ciudadano común y corriente, concluyó el especialista.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles