Weekly News

Cohesión social, vital en lucha: Sedena

30 de agosto de 2010.

El subjefe de Doctrina Militar del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el general Ezequiel Carlos Hernández Mendoza es claro y contundente en su mensaje: la unidad nacional y la cohesión social son vitales para enfrentar y derrotar la amenaza del crimen organizado y el narcotráfico. Ni los cárteles ni el crimen organizado, añade, podrán dañar a México si logramos la unidad de objetivos y metas comunes para enfrentarlos.

En esta batalla contra las organizaciones criminales, en la cual afirma que el Ejército actúa y actuará dentro de la legalidad y el respeto a los derechos humanos, hay cifras de la labor diaria de los soldados a lo largo de los últimos cuatro años. Se capturó a 128 jefes, lugartenientes y operadores del narcotráfico, a la par de 24 mil 489 presuntos delincuentes asociados a esta actividad criminal.

También se les golpeó en su estructrura financiera al confiscar a los cárteles casi 2 mil millones de pesos en efectivo, 738 casas, 549 predios, 28 ranchos, 20 mil 776 vehículos, 147 embarcaciones, 572 campamentos, 463 aeronaves y destruido 2 mil 809 pistas clandestinas dispuestas para el aterrizaje de aviones cargados con estupefacientes.

En este recuento, el funcionario militar detalla que en las 132 operaciones de alto impacto, 108 operaciones regionales y una más conjunta, realizadas en lo que va de la administración, se incautó más de 64 mil armas largas y cortas, se destruyeron 350 laboratorios clandestinos y 12 mil 851 secaderos de la mariguana; se decomisó 2 mil 327 toneladas de mariguana, más de 27 toneladas de cocaína, 1.8 toneladas de goma de opio y 13 millones de pastillas sicotrópicas.

Estos resultados, apunta, son producto del cumplimiento de uno de los seis objetivos planteados en el Programa Sectorial 2007-2012 de la Sedena, y que tiene que ver con la atención prioritaria al personal militar y con ello el mantenimiento de la moral de las tropas.

Por ejemplo, dice, se aumentó hasta en más de 78% el salario de los soldados, al pasar de 4 mil 474 pesos a una percepción mensual de 7 mil 974 pesos; hay una política de género que hoy permite una mayor participación de la mujer en las actividades militares, al grado de que 5% del personal del Ejército lo constituye el sector femenino.

Se puso en marcha un programa integral de becas para nivel medio y superior de hijos de miembros del instituto armado, se otorgaron casi 15 mil créditos de vivienda, y se dio mayor acceso a integrantes del Ejército a capacitación, adiestramiento y con ello la posibilidad de lograr ascensos y mejorar su nivel de vida.

Con estas acciones, según el general, lograron entre el personal militar un mayor arraigo al reducirse hasta 33% el nivel de deserción dentro del Ejército, que en el sexenio pasado alcanzó su máximo al llegar a 107 mil 158 casos. “Hemos alcanzado prácticamente 100% las metas para mejorar las condiciones de vida de los integrantes del instituto armado, donde se incluye además el logro de la cobertura total de los servicios de salud de los militares en activo, retirados, pensionados y de sus familias”, dice el jefe militar.

Compromiso: transparencia y respeto

En entrevista en las oficinas centrales de la Sedena, el general Hernández Mendoza destaca el compromiso del Ejército para transparentar su actuación, rendir cuentas y hacer una institución cercana a todos los mexicanos, como, dice, lo demuestran algunas encuestas que sitúan a la institución como la de mayor aceptación en el país, con un porcentaje de 72% de calificación positiva.

Como miembro del alto mando de la Sedena, sabe que uno de los temas principales para tender puentes entre el Ejército y la sociedad tiene como eje el respeto a los derechos humanos. Esta dependencia y su personal siempre han sido respetuosos de las garantías individuales, al grado que se puede asegurar que hoy en día no hay un solo soldado que no haya recibido o asistido a capacitación en materia de derechos humanos y derecho humanitario internacional.

Añade que de las 4 mil 116 quejas presentadas en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) contra militares por supuestas violaciones a las garantías hasta ahora únicamente 62 han derivado en recomendaciones contra personal castrense, lo cual equivale 1.5% del total de éstas. “Nosotros como institución —agrega— tratamos no sólo de respetar las normas establecidas, sino que además hemos ampliado y fomentado prácticas en este sentido, incluso con la participación directa de la CNDH en los planes y programas”.

Cita tres acciones: desde el primer día de enero de 2008 se creó la Dirección General de Derechos Humanos, con el fin de recibir y atender todas las denuncias y quejas de la actuación de los militares; con el interés de estrechar el contacto con la sociedad, el 21 de junio de 2010 se creo la Unidad de Vinculación Ciudadana, la cual mantiene las puertas abiertas de la institución a toda la población; y se cuenta, en la página web, con un vínculo al sitio creado ex profeso para dar a conocer los programas que se aplican en la Sedena en materia de derechos humanos.

Dice que la Oficina de Atención Ciudadana durante los siete años que lleva funcionando, dio respuesta a ciento por ciento de las peticiones de información, las cuales llegan a un total de 8 mil 808. En lo que va de 2010, añade, se han recibido mil 10 solicitudes de información, de las cuales ya fueron contestadas 890. Las otras 120 serán resueltas en los próximos días.

Política de género

La participación de más mujeres en actividades militares, que antes estaban casi reservadas a los hombres, es ya algo común en las filas del Ejército y que, de acuerdo con la versión del general Hernández Mendoza, es ya una política irreversible.

Comenta que al inicio de la presente administración la Sedena contaba con 6 mil 293 mujeres entre su personal, quienes representaban 3.5% del total de la fuerza activa. Se propuso incrementar en 100% la presencia de la mujer, y en la actualidad se cuenta con 10 mil 234 mujeres, mismas que representan 81% de la meta propuesta en este rubro.

El desarrollo y presencia de la mujer dentro de las filas de la milicia apunta hacia el fortalecimiento de su preparación e igualdad de oportunidades para lograr ascensos dentro del instituto armado.

Comenta que la meta era lograr una apertura de capacitación del personal femenino en nueve planteles educativos, pero a la fecha un total de 17 instituciones abrieron las puertas para recibir a las mujeres que deseaban hacer una carrera militar.

Añade que este año se graduaron las primeras dos mujeres de la Escuela Superior de Guerra —institución que forma a los mandos del Ejército—, de tal forma que en un futuro muy próximo las mujeres podrán ocupar puestos de mando y dirección en el Ejército y Fuerza Aérea.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles