Weekly News

Un juez manda a Lohan a dormir a la cárcel

25 de septiembre de 2010.

LOS ÁNGELES.— La mañana comenzó lúgubre para Lindsay Lohan. En su audiencia ante el juez del Tribunal Superior de la Corte de esta ciudad, Elden S. Fox, la actriz fue sentenciada a ir a la cárcel durante un mes luego de haberse comprobado que había dado positivo en dos pruebas de detección de drogas.

Pero lo que parecía una catástrofe en la vida de la actriz, se revirtió por la noche ya que otro juez revocó la sentencia. y le concedió derecho a fianza por 300 mil dólares. Patricia Schnegg, Juez Asistente del Condado de Los Ángeles, contradijo a Elden S. Fox bajo la tesis de que se trata de un delito menor. De modo que será cuestión de horas para que la cantante salga de la cárcel.

Ayer mismo por la noche, su abogada Shawn Chapman Holley comenzó el papeleo para pedir al juez S. Fox que acate la orden de la fianza. La estancia de Lohan en la cárcel de Lynwood habrá sido entonces sólo para dormir.

Los últimos momentos de libertad

Lohan llegó por la mañana a las puertas de la Corte en limusina y fue seguida hasta la puerta por decenas de fotógrafos. La escena fue algo muy similar a una alfombra roja. “Un circo mediático se escenificó ayer por la mañana afuera de la corte de Los Ángeles con la llegada de Lohan, en lo que parecía la cobertura de una alfombra de Hollywood”, señalaron agencias de noticias en sus crónicas.

Pero la sonrisa se borró del rostro de Lindsay en cuanto apareció el juez. La audiencia fue corta y terminó con la sentencia de que tendría que ir a la cárcel donde permanecería, por lo menos, hasta el 22 de agosto, fecha en que tendrá una nueva audiencia.

Desde temprana hora, más de un centenar de reporteros y fotógrafos se apostaron en la entrada de la corte de Beverly Hills en Los Ángeles, y ante la llegada de Lohan, 15 minutos antes de su cita con el juez, comenzaron a arremolinarse en su afán de conseguir la mejor imagen.

El tumulto provocó que alguaciles establecieran vallas para el acceso al tribunal, aun más cuando Lohan llegó al sitio en una camioneta tipo limusina negra, usando unas gafas oscuras, un saco negro y blusa blanca, acompañada de su madre y su abogado.

Su paso era firme aunque sabía que bajo los términos de su libertad condicional el juez le había advertido que si fallaba algún examen podría regresar al menos 30 días a prisión, y ser sometida a otro tratamiento en un hospital a fin de evitar el consumo de estupefacientes.

Y Lohan había fallado según reconoció ella misma en un mensaje en Twitter: “El abuso de sustancias es una enfermedad que desafortunadamente no se cura de la noche a la mañana”, escribió.

El juez del Tribunal Superior de Los Ángeles, Elden S. Fox, entró a la sala y de inmediato mandó a Lindsay a prisión. Se negó incluso a escuchar los argumentos de la abogada de Lohan, Shawn Chapman Holley, para mantener su estatus de libertad condicional.

Tampoco accedió a fijar una fianza por lo que en ese momento, un par de alguaciles esposaron a Lohan. La audiencia había terminado luego de apenas 10 minutos. Y mientras esposaban a la actriz, su padre, Michael Lohan, gritó: “¡Ay Dios!” Lindsay se levantó, miró a su abogada y fue esposada. Este es el tercer encarcelamiento de la actriz referente a un caso de drogas desde hace tres años, ya que tuvo dos arrestos en 2007.

Lohan fue liberada las dos ocasiones previas por hacinamiento carcelario. Sus encierro más prolongado duró 14 días pese a una sentencia de 90 a mediados de año. Pero esta vez la orden del juez reduce la probabilidad de que Lohan salga antes de la audiencia del 22 de octubre, cuando se discutirá el resultado positivo de su prueba de drogas.

“Esta vez no saldrá”, dijo Barry Gerald Sands, un abogado que ha representado a celebridades en casos de drogas. Pero parece que esta vez se equivocó.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles