Weekly News

Insurrectos pedían matar a Rafael Correa

6 de octubre de 2010.

QUITO.— Una grabación que sería de la radio policial ecuatoriana divulgada ayer reflejó la confusión y el caos que reinó durante la sublevación de los uniformados la semana pasada, entre gritos de “maten al presidente (Rafael Correa)”, “boten bala” y “dispárenle”.

El audio, dado a conocer por medios públicos, revela las voces de varias personas que habrían utilizado la frecuencia policial el jueves, cuando policías amotinados acorralaron durante horas en un hospital capitalino al mandatario, quien finalmente fue rescatado por militares en una operación comando.

Correa admitió ayer que temió por su vida durante la sublevación. y dijo que estaba “destrozado y deprimido” por por el incidente. En entrevista con medios colombianos que lo que se intentó el pasado jueves en Quito fue retenerlo para luego asesinarlo. En entrevista con medios colombianos Correa dijo que lo que se intentó el pasado jueves en Quito fue retenerlo para luego asesinarlo.

El apoyo al presidente de Ecuador se disparó a 75% tras el alzamiento de la semana pasada y se equipara a niveles de finales de 2008, según una encuesta publicada ayer en Quito.

Durante los 30 minutos de grabación (http://andes.info.ec/portada/registro-de-comunicaciones-de-la-central-radio-patrulla-deja-en-evidencia-intencion-de-asesinar-al-presidente-correa-32241.html) unos instan a acabar con el presidente y otros piden moderación, entre llamadas a la resistencia contra los militares.

“No le dejen salir a ese maldito (Correa)”, se escucha decir a una mujer. “Maten a Correa y se acaba esto”, replica una voz masculina, entre insultos contra otro grupo de policías que piden a los insurrectos que se rindan.

“No hablemos de asesinatos”, reclama uno. Correa ha iniciado una investigación para demostrar que tras la revuelta existía un plan de magnicidio fraguado por sus enemigos políticos, pese a que la oposición cree que fue la propia actitud del gobernante, quien había intentado negociar con los insurrectos, la que hizo que se dispararan los ánimos.

“Bala, bala a los del GIR”, se escucha decir a una voz nerviosa a la llegada del comando de operaciones especiales que rescató al presidente del hospital tras enfrentarse con fusiles y gases a los policías rebeldes en una violenta refriega donde murieron uniformados de ambos bandos.

“Maten a ese hijo de puta de Correa”, sentencia otra voz, mientras de fondo se oyen las ráfagas de ametralladora que protagonizaron la noche más difícil del mandatario desde que llegó al poder hace poco más de tres años.

Amplían estado de excepción

El gobierno extendió el estado de excepción hasta el viernes, el cual había decretado por cinco días a raíz de la sublevación de la policía contra el gobierno.

Mediante un decreto el martes, Correa señaló que se renovó el estado de excepción “con el objetivo de garantizar la paz y el orden´”. El estado de excepción vencía la medianoche del martes.

A través del decreto “se ratifica la movilización nacional y militar de las Fuerzas Armadas para que se hagan cargo de la seguridad ciudadana en estricto apego a la Constitución, a las leyes y a los derechos de los ecuatorianos. Además, se dispone que se otorgue las seguridades indispensables para que la Asamblea Nacional pueda ejercer a plenitud sus atribuciones y facultades constitucionales y legales”.

Entre tanto, el mayor retirado del ejército Fidel Araujo, acusado de conspiración por Correa, fue detenido por la policía con el propósito de hacer indagaciones. El mismo Araujo confirmó que estaba detenido en instalaciones judiciales.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles