Weekly News

Inicia investigación pública sobre atentados de 2005 en Londres

11 de octubre de 2010.

Londres.- Una investigación pública comenzó hoy en Reino Unido para establecer si los servicios de inteligencia pudieron haber impedido los atentados del 7 de julio de 2005 en esta capital, en los que 52 personas murieron y unas 700 resultaron heridas.

La jueza Heather Hallett, quien pidió un minuto de silencio en memoria de las víctimas antes del inicio de las audiencias, presidirá la investigación que no juzgará a nadie en concreto, pero determinará si los servicios secretos británicos cometieron un acto de negligencia.

Hallett encabezará la investigación, que durará cinco meses, sobre la actuación del MI5 (servicios de inteligencia interior) en relación con asa masacre cometida por cuatro suicidas de origen británico y vinculados a Al Qaeda contra trenes del metro londinense y un autobus.

Las audiencias, destinadas a determinar las circustancias de las muertes, permitirán presentar los testimonios de cerca de medio millar de supervivientes, fotografías y filmaciones de video tomadas después de los ataques, según la cadena británica BBC.

Entre las personas que acudirán a testificar figuran muchos de los sobrevivientes de los atentados, así como miembros de los servicios de emergencia que acudieron a los distintos lugares donde estallaron las bombas.

Desde que pasaron los atentados se han publicado dos informes oficiales sobre lo ocurrido sin que ninguno de ellos culpe de negligencia al MI5.

En su primera declaración, el abogado independiente Hugo Keith dijo a la corte que los suicidas no había sentido compasión, tras recordar que los ataques “mataron o mutilaron indiscriminadamente a pasajeros que simplemente iban a cumplir con sus actividades diarias”.

“No les importó si las víctimas eran cristianas, musulmanas o seguidores de cualquier otro credo. Sólo viajaban en el sistema de transportes de Londres”, indicó Keith tras subrayar que algunas preguntas posiblemente nunca tendrán respuesta.

Sobrevivientes y familiares de las víctimas desean saber entre otras cosas por qué los servicios de seguridad no actuaron para detener al líder de los kamikazes, Mohamad Sidique Khan, pese a haberlo tenido bajo vigilancia.

“Quiero que las investigaciones miren si se cometieron errores o si el sistema era imperfecto”, dijo Ros Morley, cuyo esposo Colin, de 52 años, falleció en uno de los metros.

Los funcionarios de seguridad insisten en que ellos sólo tenían fragmentos de información y no pudieron haber pronosticado lo que sucedió.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles