Weekly News

La opinión de:
Sergio Armendáriz
Camino del abismo

25 de octubre de 2010.

Excelente la entrevista publicada ayer en El Diario y realizada por la Revista Proceso al viejo zorro de la política mexicana, Porfirio Muñoz Ledo, individuo genial en su discurrir intelectual, tanto como frívolo y coqueto militante de todas las desprestigiadas siglas de partidos políticos habidas y por haber en nuestra angustiada República.

En la mencionada entrega periodística reproducida por El Diario ayer domingo, Muñoz Ledo, con precisión de cirujano avezado y como el artista del lenguaje que sin duda es, expresa que son tres las rutas de escape –las denomina válvulas- para “suplir” la imposibilidad o inviabilidad de una ruta revolucionaria de transformación del país, posibilidad obturada en el mundo entero, prácticamente desde hace 40 años.

El primer sendero de escape al laberinto de conflicto total es y ha sido la migración, que desde la firma del Tratado de Libre Comercio en 1994 ha significado la escandalosa sangría de 10 millones de personas.

La segunda es la economía informal, que diluye la presión de los cuerpos organizados de la sociedad, como sindicatos y organizaciones civiles, amparándose en actividades ilegales; en este sentido, hoy más de la mitad de la República ha hecho de la ilegalidad su modo de reproducción de vida.

Finalmente, La tercera, la más grave, es que la cuota de sangre, de brutalidad del México bárbaro, es desahogada con creces por la llamada guerra contra el narco, auténtico desfogue sin camino de progreso, de las energías revolucionarias ahogadas por un sistema de acumulación parasitario.

En esta gigantesca tragedia histórica y social, el Estado mafioso convertido ya en fallido, sobre todo visibilizado en Ciudad Juárez, vive en el laberinto de la impunidad de las complicidades de unas cúpulas políticas y económicas que no pueden llegar al fondo del asunto porque sería tanto como desnudar la atmósfera corrupta en la que han respirado por una buena cantidad de años, patentada en una transición democrática francamente regresiva. El narcotráfico en la metáfora útil, es algo así como el hijo bastardo del capitalismo mexicano; ilegítimo, acechante, resentido, pero sobre todo, astuto, revanchista y ya en plena aplicación de un triunfalista parricidio.

Muñoz Ledo, afirma categóricamente que no ve futuro al Estado-Nación de México, lo cual implica aunque no lo reconozca de manera tajante en el texto de la entrevista, la futura balcanización del país, su fractura o partición en continentes regionales con respectivas afinidades políticas para constituir pactos republicanos por separado, sin embargo, se deja entrever que el peso de la geopolítica terminará por imponerse a las voluntades claudicantes de estructuras nacionales ya terriblemente fragilizadas por la ineptitud y voracidad de sus cúpulas facciosas. Basta echar un vistazo elemental, sin la mojigatería de los falsos pudores nacionalistas y patrioteros, a la geopolítica de Ciudad Juárez, a 375 kilómetros de la capital de Chihuahua, llamada por cierto “Ciudad de Chihuahua”, en relación a una vecindad contigua con el estado norteamericano de Texas, por no mencionar también la cercanía breve con el de Nuevo México, intuición pura, elemental, sin necesidad de sesudos análisis politológicos o académicos, sentido común pues, sin nada que ver con cretinas resonancias del intragable destino manifiesto.

Sin embargo, antes que la geografía y la historia puedan ejercer sus tendencias centrípetas naturales, Muñoz Ledo vislumbra dos contenciones mayúsculas y represivas. Por un lado, ante la imposibilidad de control de la violencia y el arribo a una situación de ingobernabilidad total en esta frontera, o bien, generalizada al país, alguna forma de intervencionismo militar norteamericano que ya se esboza en las declaraciones de funcionarios de primer nivel del vecino país del norte, específicamente en Hillary Clinton, que en un lenguaje algo más que provocador, ha llamado “insurgentes” a los cárteles y sus organizaciones apéndices, tanto a los grupos armados, como a los de trabajo de inteligencia estratégica que los comandan, visualizando en el futuro no remoto, la aplicación de lo que llama un “Plan Colombia a lo bestia” para México. En el futuro inmediato, la explícita sustitución de las autoridades civiles por las militares. Laberinto con tobogán.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles