Weekly News

La opinión de:
Sergio Armendáriz
Legítimos

8 de noviembre de 2010.

Entre los nubarrones de descomposición que nos ensombrecen, se cuelan en Ciudad Juárez algunos hechos dignos de consideración, valoración y buenas expectativas. Hoy me referiré en concierto a tres de ellos que se presentaron en el lapso de una semana.

El primero de ellos fue la celebración el pasado día 27 de octubre de los primeros 15 años de existencia del Instituto Municipal de Investigación y Planeación –IMIP-, dirigido con acierto hoy por Rosario Díaz Arellano, acontecimiento que permitió realizar una primera evaluación social de los trabajos de inteligencia urbana de este organismo público que nació justamente para desembarazar al diseño racional de Ciudad Juárez de los insufribles embates de la partidización de las administraciones o gobiernos encabezados por los diversos partidos políticos que han dominado la alternancia en esta fronteriza ciudad.

El IMIP ha realizado múltiples proyectos que se encuentran algunos en operación y otros simplemente como piezas teóricas de transformación urbana, sin embargo, por lo visto y expuesto en los dos días de desarrollo de las actividades celebratorias, es posible observar con toda claridad el acervo de contenidos y productos de investigación para intentar hacer de Ciudad Juárez un auténtico espacio para desarrollar zonas de convivencia cotidiana para la paz, espacios públicos de alta calidad para evitar su secuestro por parte de intereses privados y en ocasiones burdamente mafiosos, así como también un permanente estado de alerta inteligente para advertir del cretinismo político que dispara las ansias de los terratenientes urbanos, rentistas de la propiedad que no reparan en ningún escrúpulo para hacerse del control territorial de un ciudad que debería promover su vocación industrial y no de gigantesco feudo de los señores del capital parasitario.

El segundo acontecimiento relevante ocurrió el pasado 2 de Noviembre, cuando se llevó a cabo una Marcha de jóvenes alumnos y alumnas de la UACJ fundamentalmente, quienes se unieron para protestar civilizadamente en contra de lo sucedido días antes en el cual resultó torpemente herido otro integrante de la comunidad universitaria. Las perspectivas de análisis pueden ser múltiples, desde las posturas flamígeras de defensa formal de lo que es llamado “autonomía universitaria”, hasta la que asume lo indeseable de la presencia de una especie de fenómeno que se le conoce como “Universidad pueblo”, que convierte a la casa de estudios en un reducto acampado de populismo y parasitismo de falsos estudiantes que llegan a hacer un modo de vida el hecho de literalmente “vivir de la protesta”, suerte de actitud contestataria que deprecia y degrada a la institución universitaria convirtiéndola en zona abierta al populismo. La Marcha escapa al análisis extremista y polarizado, es de hecho una evidencia de lo hasta hace poco no visible –que de ninguna manera es inexistente- es decir, de los jóvenes agrupados en la comunidad de integrantes de la Universidad, que hacen justa su visibilidad a partir de lo que se convierte por la vía de los hechos en un núcleo de organización federativa de estudiantes –talentosos y/o deficientes-, que demandan la certeza de su existencia reconocida y respetable, uniéndose al bloque activo de grupos organizados de la sociedad civil juarense, de indudable importancia posible. Finalmente, hago mención de un acontecimiento que no está ubicado ni el sector de gobierno, ni en el educativo, sino en el empresarial. El pasado 4 de Noviembre, la Asociación de Maquiladoras de Ciudad Juárez, conocida por sus siglas como AMAC, llevó a efecto un ejemplar proceso de elección de su nuevo presidente, circunstancia que determinó que José Luis Armendáriz Bailón fuese electo como la nueva figura ejecutiva de la mencionada organización industrial. De manera directa, tuve la oportunidad de testimoniar el referido proceso, lo que me permitió observar en el lapso de un par de horas, la honorabilidad de una institución que es decisiva para los intereses representados y representativos de Ciudad Juárez, tanto en lo que respecta propiamente a los empresarios organizados como al grueso grupo de trabajadores que dan vida a la industria maquiladora de la frontera. El mandato fue claro, legitimidad sólida para transformaciones en unidad y cambio real.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles