Weekly News

Justifica Bush uso de tortura durante su gobierno para salvar vidas

9 de noviembre de 2010.

Londres.- El ex presidente de Estados Unidos, George W. Bush, justificó el uso de la tortura en interrogatorios a sospechosos de terrorismo, al alegar que permitió salvar la vida de cientos de británicos.

En una entrevista al diario británico The Times con motivo de la publicación este martes de su autobiografía “Puntos Decisivos” (Decision Points), Bush admitió el uso de “ahogamiento simulado”, una técnica de tortura en muchos países para obtener información de presuntos terroristas.

Explicó que el uso de esa técnica, que consiste en hundir la cabeza del torturado en un recipiente lleno de agua, ayudó a desbaratar atentados en el aeropuerto de Heathrow y en el edificio financiero de Canary Wharf, ambos en Londres.

Según el ex jefe de la Casa Blanca, esas torturas también ayudaron a desbaratar complots en sedes diplomáticas estadunidenses en el extranjero y en numerosos blancos de ataque en Estados Unidos.

“Tres personas fueron torturadas con esa técnica de tortura y creo que esa decisión sirvió para salvar vidas”, señaló Bush en su entrevista con The Times.

Bush autorizó ese tipo de tortura para extraer información de, entre otros, Khalid Sheikh Mohammed, considerado el autor intelectual de los atentados de Al Qaeda del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

“Con toda la razón (lo que hicimos), bien hecho”, afirmó Bush en referencia a este hecho.

“Capturamos al tipo, el jefe de operaciones de Al Qaeda, que mató a tres mil personas. Y sentimos que tenía información para otro ataque”, continuó.

“Me dijo, hablaré contigo en presencia de mi abogado. Y yo pregunté ¿qué opciones tenemos que sean legales?”.

En su libro, Bush insistió en que “las interrogaciones sirvieron para desbaratar planes de atacar los edificios diplomáticos de Estados Unidos en el extranjero, el aeropuerto de Heathrow y Canary Wharf en Londres, y muchos otros objetivos en territorio estadunidense.

En la entrevista con el diario británico, el ex mandatario estadunidense, de 64 años de edad, habla de su cercana relación con el ex primer ministro británico Anthony Blair, pero desdeña la opinión británica sobre la guerra en Irak.

“No me importa lo que la gente opine de mi en Reino Unido, ya no tiene importancia. Y, francamente, tampoco la tuvo entonces”, agregó.

Bush recuerda que cuando Blair se enfrentó a un posible voto de no confianza en su Parlamento, en vísperas de la guerra en Irak, le ofreció la opción de no enviar tropas británicas a territorio iraquí.

“Más que perder su gobierno, prefería tener a Tony, su sabiduría y pensamiento estratégico como primer ministro como un fuerte e importante aliado”, indicó.

Sin embargo, Blair le respondió “estoy dentro. Si me cuesta el gobierno, está bien”.

Bush reconoce que le “estremeció” saber que ninguna arma de destrucción masiva fue hallada en Irak, sin embargo defendió su decisión de invadirlo, argumentando que los iraquíes se encuentran mejor sin Saddam Hussein, a quien calificó como un “dictador homicida”.

“Nadie se impresionó y se molestó tanto como yo cuando no hallamos las armas. Sentí rabia cada vez que pensaba en eso. Todavía la siento”, escribió Bush en sus memorias, que sale a la venta este martes en Estados Unidos con una tirada inicial de 1.5 millones de ejemplares.

Notimex



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles