Weekly News

El muro que cayó del cielo

24 de noviembre de 2010.

Guadalajara.- Un toque de magia tocó ayer a los transeúntes que pasaron por el Centro Histórico de Guadalajara. Y es que la Plaza Liberación fue testigo de un prodigioso evento: un muro caído del cielo amaneció justo frente al Teatro Degollado. En lo que parecía ser un día cualquiera, los caminantes pasaban presurosos, sorbiendo el café mañanero, quitándose las últimas lagañas o simplemente mirando el piso.

La vista ofrecía el paisaje de siempre a los ciudadanos: la explanada, el Degollado, la Catedral Metropolitana, el edificio del Congreso del Estado, el muro derruido con monitos dibujados… ¿el muro derruido? En ese momento, los caminantes se veían obligados a detener su paso y pensarlo dos veces. “¿Realmente vi un muro medio destruido frente al Degollado o todavía ando dormidón?”, parecían preguntarse. En ese momento, la vista regresaba lentamente al campo visual. Sí. Un muro con estilo colonial amaneció en la calle, justo frente al Teatro Degollado.

Ya más de cerca, los andarines pudieron comprobar que los “monitos” que apreciaron momentos antes, eran más bien parte de un mural costumbrista, que retrata la cotidianidad mexicana con un humor negro parecido al que imperaba de mediados del siglo pasado, cuando el movimiento muralista estaba en pleno auge. Una niña, un campesino y un perro xoloescuincle resaltan en el mural.

Lo que esos tapatíos no saben es que la llegada del mural que cayó del cielo es apenas la primera de varias acciones que trastocarán la realidad del centro, que durante unos días se convertirá en el escenario del reencuentro entre una niña que mide casi seis metros con su tío, un campesino de diez metros de altura.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles