Weekly News

La Opinión de:
Cruz Pérez Cuellar
MUREF

27 de noviembre de 2010.

El pasado 18 de noviembre tuve el privilegio de asistir a la inauguración del Museo de la Revolución en la Frontera (MUREF) ubicado en el bello edificio de la ex aduana de Ciudad Juárez, construido entre 1885-89 de arquitectura victoriana, una característica de la época de Porfirio Díaz.

Este hermoso e histórico edificio ha sido testigo de extraordinarios aconteci-mientos históricos. El 16 de Octubre de 1909, hospedó en la sala central al Presidente Porfirio Díaz y al Presidente William H. Taft. Este fue el primer encuentro entre los presidentes de Estados Unidos y México. Además, en este lugar se firmaron los Tratados de Paz de Ciudad Juárez entre las fuerzas maderistas y el gobierno de Díaz en mayo de 1911, mediante los que renunció al poder después de 30 años de ejercerlo plenamente; ironías de la vida pues en este excepcional lugar construido en la época de Don Porfirio se instala este importante museo que resalta el papel de la frontera como un espacio estratégico que favoreció al movimiento revolucionario. Creo que las y los mexicanos al menos le deberíamos reconocer a Don Porfirio Díaz la gran cantidad de edificios y espacios públicos que hoy por hoy siguen sin ser superados en belleza y siguen siendo recintos de la cultura y el arte. Regresando al MUREF, es preciso reconocer que es un gran ejemplo de lo que sociedad y gobierno pueden hacer juntos, la coordinación de los tres niveles de gobierno fue eficaz y efectiva pero más importante la generosa participación del patronato que encabezado por el dinámico y entusiasta Jesús Muñoz tocó todas las puertas y desarrolló múltiples actividades para allegarle recursos a este noble proyecto. La inauguración se realizó con la exposición: “Testimonios de una Guerra”. Fotografía de la Revolución Mexicana, muestra que corona la labor de rehabilitación del inmueble histórico, realizada por el Instituto Nacional de Antropo-logía e Historia con motivo del Centenario de la Revolución, desde aquí también mi reconoci-miento a Elsa Rodríguez de Lascurain, titular del INAH en Chihuahua. La renovación estructural del inmueble se llevó a cabo respetando la arquitectura original y conservando el plafón, las columnas y las molduras del patio central, los vanos de las ventanas, los acabados exteriores en tabique y los torreones. De todo este esfuerzo debe destacarse la ampliación del acceso del lado sur para integrarlo a la plaza y la construcción de rampas de acceso para personas con discapacidad además de la adquisición de muchísimo equipo de audio y video que hace muy atractiva la visita. Con nueve salas de exposición permanente las y los chihuahuenses contamos con un espacio cultural de primera que por cierto esta en crecimiento ya que no se ha concluido el proyecto en su totalidad y se pretende terminarlo al 100% en mayo de 1911 a cien años de la toma de Ciudad Juárez, de cualquier manera desde mi punto de vista ya logra plenamente lo que indico Miguel Ángel Berumén, curador de las nueve salas “ El propósito de este nuevo espacio museístico es recuperar todos los momentos coyunturales de la Revolución, tanto la lucha maderista, como villista y constitucionalista en las que se involucraron los dos países que comparten esta frontera” Así pues recorrer sus nueve salas es una experiencia cultural muy atractiva, quienes diseñaron las salas y su recorrido hicieron un trabajo digno de los mejores museos, en fin ya sería mucho enumerar el contenido de las nueve salas, más bien invito a quien se haya tomado la molestia de leer estas líneas a visitar el museo y es que mas allá de lo mucho que a mí en lo personal me cautivó debo decir que más alegría me causa el saber que desde su inauguración a la fecha ha sido visitado por miles de personas. Juárez y nuestro estado se merecen un espacio como este, debemos apreciar y apoyar este esfuerzo visitando y recomendando a nuestros amigos y familiares este y otros lugares pero sobre todo debemos seguir apostando a vivir y convivir en comunidad, son tiempos difíciles, no sé si más o menos, que a los de nuestros antepasados les tocó vivir hace 100 años en plena Guerra de Revolución, lo que sí sé, de lo que puedo estar seguro es que gracias a los que hace 100 años no se rajaron, a los que hace 100 años apostaron por México hoy estamos aquí, ellos cumplieron, hoy nos toca a nosotros perseverar por los que vienen detrás. Comentarios favor de enviarlos al [email protected] Siganos por Twitter en twitter.com/cruzperez



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles