Weekly News

El Ejército, “torpe y lento”, dice EU

3 de diciembre de 2010.

México.- El gobierno estadunidense considera que el Ejército mexicano es torpe, lento y con “aversión al riesgo” en la lucha contra las organizaciones del narcotráfico, de acuerdo con los documentos del Departamento de Estado dados a conocer por la organización WikiLeaks.

En cables elaborados por su embajada en México en los últimos dos años, Washington reconoce el compromiso “sin precedente” del presidente Felipe Calderón en esta lucha, pero resalta la mala preparación del Ejército: “Es lento y tiene aversión al riesgo”.

En respuesta, el gobierno mexicano calificó de ilegales, parciales e inexactas las revelaciones y señaló que reflejan “prácticas deplorables desde la perspectiva del respeto que debe imperar entre naciones que tienen objetivos comunes”.

La Secretaría de Relaciones Exteriores señaló que algunos informes “incluyen un énfasis subjetivo de quien los elabora, en lo que considera que es del interés de sus superiores y, en algunos casos, para exaltar de manera fundada o no sus propios méritos”.

De acuerdo con los documentos reproducidos por el diario español El País, el gobierno estadunidense duda que México pueda luchar de forma eficaz contra el narcotráfico, debido a la rivalidad que existe entre los cuerpos de seguridad, la “generalizada” corrupción oficial y la incapacidad manifiesta del Ejército para reunir pruebas que incriminen a sus detenidos.

En algunos cables refiere que en México “el éxito de un organismo (de seguridad) se ve como el fracaso de otro” y precisa que “sólo 2 por ciento de los detenidos en Ciudad Juárez (Chihuahua) ha sido responsabilizado de un crimen”.

En el despacho 246329, elaborado por el embajador de Estados Unidos en México, Carlos Pascual, se señala que el “fracaso” en la reducción de la violencia en Ciudad Juárez se entiende como un tropiezo de los militares, lo que forzó su salida de esa urbe en enero pasado y la llegada de la Policía Federal.

“Los militares no estaban preparados para patrullar calles o imponer la ley. No tienen autoridad para recoger pruebas y presentarlas ante la judicatura (sic). Resultado: las detenciones se disparan, pero las acusaciones se mantienen invariables, y tanto militares como ciudadanos están cada vez más frustrados. El cambio de mando en Ciudad Juárez ha sido visto por la clase política y el público como un repudio presidencial al Ejército.”

En los mismos informes se elogia la labor de la Marina, sobre todo tras haber abatido a Arturo Beltrán Leyva, El jefe de jefes, hecho ocurrido en diciembre de 2009. Pascual señala que el Ejército recibió información de Estados Unidos sobre la localización del capo en Cuernavaca, Morelos, pero se negó actuar con rapidez.

De acuerdo con el cable 240473, el embajador señala que ese golpe de la Marina “pone a la Sedena en la difícil posición de explicar por qué ha sido reacia a actuar de manera inteligente y dirigir la operación contra objetivos de alto nivel.

“Nuestros servicios transmitieron la información originalmente a la Sedena, que se negó a actuar con rapidez y reflejó una aversión al riesgo que ha costado a la institución una victoria principal contra el narcotráfico.”

García Luna

En los cables enviados al Departamento de Estado, Pascual habla del titular de la Secretaría de Seguridad Pública federal en los siguientes términos: “También puede ser considerado un perdedor (...) García Luna ha dicho en privado que la operación (de captura de Beltrán Leyva) debió haber sido suya”.

Otro documento elaborado en enero de 2010 detalla la descoordinación entre los cuerpos de seguridad en México.

“Calderón ha atacado agresivamente a las organizaciones de tráfico de drogas, pero ha luchado con la descoordinación de los servicios de seguridad, con ratios de violencia en espiral que le han hecho vulnerable a las críticas de que su estrategia ha fracasado”, se indica en el reporte.

“Las instituciones de seguridad de México son a menudo presas de una competición de suma cero, en la que el éxito de un organismo se ve como el fracaso del otro. La información se guarda celosamente y las operaciones conjuntas son casi desconocidas.

“La corrupción oficial es generalizada (...) Las ratios de acusación de delitos son tristes: 2 por ciento de los detenidos son llevados a juicio, sólo 2 por ciento de los detenidos en Ciudad Juárez han sido responsabilizados de un crimen”, señala Washington.

Galván propuso el estado de excepción

••• La Secretaría de la Defensa Nacional pidió aplicar el estado de excepción en algunas regiones del país ante la amenaza del crimen organizado, se revela en documentos dados a conocer por WikiLeaks.

En el reporte 231890, del 28 de octubre 2009, se informa que el titular de la Defensa, Guillermo Galván Galván, planteó esta posibilidad al entonces secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, quien se opuso a la medida.

El cable, que fue dirigido al Departamento de Estado y es clasificado como secreto, tiene como titulo “El estado de excepción, resultados inciertos, pocos beneficios”.

Ayer mismo el gobierno federal aseguró que no tenía considerado “bajo ningún esquema” limitar las garantías individuales en el país, a pesar de la violencia generada por el combate a grupos del crimen organizado.

El secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Juan Miguel Alcántara Soria, respondió así a las revelaciones de la propuesta del general Galván.

“Nunca hemos pensado que sea pertinente; sí se ha discutido, sí se han propuesto toques de queda en algunas ciudades, pero al final hemos considerado que no es el camino”.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles