Weekly News

Deslave alcanza campo de juegos infantiles; hay 23 muertos en Colombia

7 de diciembre de 2010.

Colombia.- Un campo de juegos infantil del que se han recuperado los cuerpos de nueve niños también quedó soterrado por un deslave causado por las lluvias que arrasó con docenas de humildes viviendas en el noroeste de Colombia.

“Entre los 23 cuerpos recuperados están los de 11 niños”, dijo en diálogo telefónico John Rendón Roldán, director del Departamento Administrativo de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres de la gobernación de Antioquia, quien aseguró que las labores de los rescatistas continuarán toda la noche dado que el clima, la buena iluminación y la maquinaria lo permiten.

Oscar Pérez, alcalde de esta localidad, señaló que nueve de los niños se encontraban en un parque infantil al momento del siniestro.

Los socorristas lograron sacar el lunes los cuerpos de 23 personas de entre el barro y los escombros de viviendas durante la búsqueda de al menos un centenar de desaparecidos en un deslave, provocado la víspera por las lluvias.

El derrumbe se produjo el domingo en una barriada ubicada en una colina del municipio de Bello, unos 250 kilómetros al noroeste de Bogotá.

El ministro del Interior, Germán Vargas, dijo que las labores de rescate “son manuales porque no es posible involucrar maquinaria” debido a que “guardamos la esperanza de que alguna persona esté aún con vida”, según declaraciones previas divulgadas por la televisora RCN.

En un comunicado, Vargas precisó que el sitio había sido declarado “zona de calamidad”, a fin de agilizar administrativamente la canalización de recursos y poder tomar las decisiones necesarias para superar el desastre.

Inicialmente un censo entre parientes y moradores de la zona, hecho por autoridades de la gobernación de Antioquia y la Cruz Roja Colombiana de esa región, indicaron que habría al menos 144 desaparecidos, pero al depurar el registro ahora trabajan con 124 desaparecidos, dijo el secretario de gobierno de la Alcaldía de Bello, Diego Muñoz.

“Todo se perdió, todo lo que había”, dijo Claudia Patricia Molina, de 37 años, que como la mayoría de los habitantes de la zona son obreros de construcción, cerrajeros o pintores de casas.

El alud “se escuchó como si hubieran colocado un petardo o una bomba y salía humo. Tembló fuerte y cuando miramos fue que empezamos a ver era que estaba bajando piedra” por la colina, narró a la AP.

Molina logró salvarse porque estaba fuera de la morada con unos amigos a unas cuatro o cinco cuadras de distancia.

Explicó que una pareja de esposos, que también residían en su casa, quedó sepultada junto a su pequeña hija de dos años.

El mismo censo entre sobrevivientes estableció que unas 30 viviendas fabricadas con ladrillos quedaron sepultadas por al menos 50 mil metros cúbicos de tierra, dijo Rendón.

“Está haciendo buen tiempo, ayer y también hoy, pero la tierra estaba saturada (de agua) y cedió”, indicó Rendón desde el sitio del accidente, al ser consultado por reporteros sobre las posibles causas del deslave.

Con los fallecidos en Bello, las muertes por las lluvias en el 2010 en Colombia se elevaron a 199 personas, de acuerdo con los datos de la Oficina Nacional de Atención y Desastres del Ministerio del Interior.

El año pasado, las lluvias dejaron en el país 110 personas muertas y en el 2008 las víctimas fatales fueron 48, según datos de la Cruz Roja Colombiana.

Las autoridades calculan que las lluvias en todo el 2010 han afectado a 1,6 millones de personas que tuvieron sus viviendas destruidas o con daños parciales.

Muchos de esos damnificados, entre 70 por ciento a 80 por ciento, siguen en las zonas inundadas “porque no quieren dejar sus cositas, sus casas por temor a perderlo todo”, dijo Luz Amanda Pulido, la directora de la Oficina Nacional de Atención y Desastres del Ministerio del Interior.

El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, descartó en entrevista a Caracol Radio un desabastecimiento de alimentos, pero que por lo menos 180 mil hectáreas, de las cinco millones destinadas a cultivos en el país, están total o parcialmente anegadas por las lluvias en el año.

El presidente Juan Manuel Santos, canceló su participación en la Cumbre sobre Cambio Climático de Cancún para ponerse al frente de la grave situación que vive el país por las lluvias.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles