Weekly News

Estudiantes planean llevar su lucha pro inmigrantes a elecciones de 2012 en EU

20 de diciembre de 2010.

Los Ángeles.- Envalentonados tras meses de llamadas telefónicas a legisladores, huelgas de hambre y movilizaciones, estudiantes de Los Ángeles planean llevar su lucha por los derechos de los inmigrantes a los estados y a la elección general del 2012 luego que los senadores republicanos bloquearan una ley migratoria.

Pero no será sencillo.

La votación en el Senado el sábado para desechar la propuesta fue un duro golpe a los activistas estudiantiles, quienes enfrentarán una batalla aún más difícil en la siguiente legislatura.

El proyecto de ley, conocido como Dream Act, contempla que algunos jóvenes nacidos en el extranjero se puedan convertir en residentes legales del país después de pasar dos años en la universidad o en las fuerzas armadas.

La medida se aplicaría a inmigrantes que tenían menos de 16 años al ingresar a Estados Unidos, hayan vivido en el país al menos cinco años y tengan un diploma de alguna secundaria estadunidense o su equivalente.

Los inmigrantes prevén tiempos difíciles para los próximos dos años, ya que muchos republicanos prometen impulsar medidas más estrictas para restringir la inmigración, pero también dicen que los votantes hispanos se están hartando de los legisladores y que ahora gozan de mayor influencia política.

"Este es un movimiento", dijo Nancy Meza, una inmigrante ilegal de 23 años y graduada universitaria, mientras veía la votación por televisión. "No tenemos cabilderos ni personal a sueldo. Es un movimiento de estudiantes".

En las horas posteriores a la votación, Meza y otros 50 activistas estudiantiles que se reunieron en la Universidad de California en Los Angeles (UCLA) dijeron que recordarían a los latinos que los apoyaron —y a los que no— en el siguiente ciclo electoral, en el que presionarán por acceso a ayuda financiera y a licencias de conducir en estados más acogedores con los inmigrantes, como California.

Pocos creen que la iniciativa tenga una oportunidad en los próximos dos años, en los que los republicanos controlarán la Cámara de Representantes y la mayoría demócrata en el Senado se verá mermada. Pero dijeron que eso no afectará las redes que han forjado a lo ancho del país.

Los grupos defensores de los migrantes dijeron que planean aumentar la presión sobre el gobierno de Barack Obama para disminuir las deportaciones, acabar con las leyes migratorias aplicadas por las policías locales y cuidar a los estudiantes, muchos de los cuales revelaron su situación migratoria en los últimos meses.

Los estudiantes dijeron que planean luchar por obtener beneficios migratorios —aunque no por la legalización— de manera local, como lo hacen los activistas antiinmigrantes en estados como Arizona.

"Están ganando por estado, están ganando por región", dijo Cyndi Bendezu, de 25 años, graduada de la UCLA, quien fue llevada de Perú a Estados Unidos cuando tenía 4 años. "Tenemos que ganar victorias más pequeñas".

Los detractores de la iniciativa la calificaron como una puerta trasera para una amnistía que haría que más extranjeros entraran ilegalmente en Estados Unidos con la esperanza de ser legalizados a futuro.

La Cámara de Representantes aprobó la iniciativa este mes, pero en el Senado faltaron cinco de los 60 votos necesarios para que fuera autorizada.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles