Weekly News

Deja Reyes Baeza deuda millonaria a Chihuahua

27 de diciembre de 2010.

Chihuahua, Chih.- El Gobierno de José Reyes Baeza Terrazas no sólo deja sumido al estado de Chihuahua en su peor crisis de inseguridad, también dejará la deuda más grande de la historia.

Según el reporte Obligaciones Financieras de las Entidades Federativas y Municipios, de la Secretaría de Hacienda, durante el mandato de Baeza Terrazas la deuda estatal y municipal pasó de mil 369 millones de pesos, en 2003, a 13 mil 261 millones en 2010.

De manera que a su sucesor en la gubernatura, César Duarte Jáquez, le corresponde ahora enfrentar los problemas derivados del endeudamiento.

Aunado a ello se dejarán de percibir unos mil millones de pesos para el próximo año por la disminución de los conceptos de tenencia y placas y que el servicio de la deuda representará unos 250 millones de pesos el próximo año.

El antecesor de Baeza, el también priista Patricio Martínez, efectuó una reestructuración de la deuda al dejar en garantía los 4 mil millones de deuda carretera, lo que no afectó a la administración pública.

Pero en el sexenio de Baeza se contrajo una deuda directa por más de 6 mil millones de pesos y se volvió a bursatilizar la deuda carretera por 2 mil millones de pesos más.

Sin embargo no solo en Chihuahua sino que en 12 nuevas administraciones estatales elegidas en 2010 heredan deudas exorbitantes que entorpecen sus proyectos de crecimiento y desarrollo.

Igual sucedió el año pasado con los gobiernos de los seis estados que llevaron a cabo sus procesos sucesorios: recibieron tesorerías "quebradas" y hoy tienen las deudas más elevadas del País.

Las deudas públicas de las 18 entidades que realizaron elecciones para Gobernador en 2009 y 2010 crecieron en un 203 por ciento en un sexenio, sin considerar los compromisos de pago de los llamados Proyectos de Prestación de Servicios realizados por las administraciones salientes, siendo las del norte del País las que recibieron las herencias más fuertes en términos de deuda pública.

A excepción de Tlaxcala, que tiene una deuda cero, el resto de las haciendas estatales enfrenta escenarios financieros críticos.

Las cuatro entidades norteñas que tuvieron elecciones para renovar la Gubernatura en estos dos años, Nuevo León y Sonora, en 2009, y Tamaulipas y Chihuahua, en 2010, son las que dejaron, junto con Veracruz, las haciendas más asfixiadas.

Según el último reporte Obligaciones Financieras de las Entidades Federativas y Municipios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), emitido en septiembre pasado, dichos estados se endeudaron a niveles que, en algunos casos, han puesto en riesgo la viabilidad de las finanzas locales.

Según la SHCP, para diciembre del año pasado, la deuda del Estado y los Municipios de Nuevo León habían alcanzado 27 mil 071 millones de pesos, un crecimiento de 222 por ciento en seis años, mientras que este año el Gobierno de José Reyes Baeza, en Chihuahua, heredó una deuda de 13 mil 261 millones de pesos, 869 por ciento superior a la que tenía en 2004.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles