Weekly News

Atando cabos por:
Adrián Ventura Lares
Lo que nos dejó el 2010 para Ciudad Juárez

4 de enero de 2011.

Cuando estaba terminado el año 2009 pesábamos que no podría haber un año violento; sin embargo las expectativas fueron más que superadas en este que termina 2010, que suman ya más de 3 mil 100 muertos.

Al final del año es tradicional que los medios de comunicación, canales de televisión en los específico, presenten sus resúmenes anuales de noticias, la dos últimas semanas del año; hoy lamentablemente esos trabajos periodísticos, se caracterizaron precisamente por la violencia, la sangre derramada en las calles, la muerte que rondo en todo momento.

Y estas escenas de dolor y muerto no fueron solo protagonizadas en la que se considera la ciudad más violenta del mundo, Ciudad Juárez, sino también en la capital del estado, en donde hasta hace un par de años las ejecuciones callejeras o eventos de alto impacto, simplemente no se presentaban eran historias de la frontera, pero hoy hasta a las mismas puertas de Palacio de gobierno la muerte ha llegado.

2010 fue un año que será marcado por la historia moderna de la ciudad, considerando que no se encuentra en un movimiento social, como la Revolución Mexicana, donde había una lucha civil, que en cierta manera se justificaban las muertes; hoy en la primera década del siglo XXI, la guerra contra el narco han dejado más bajas que en la gesta de 1910.

Pero las respuestas dadas por las autoridades a este derramamiento de sangre y esta guerra cruenta, que por muchos considerada injustificada o mal planeada, ha dejado más males que bienes.

Basta con dar una vuelta por lo que antes se consideraba en Ciudad Juárez, como la zona turística, hoy casi desaparecido circuito del PRONAF, pese a la vigilancia de la Policía Federal, la confianza ciudadana de circular por lo menos en esas calles no lo es; al contrario el ambiente de inseguridad sigue presente, y más cuando se ven a hombres armados apostados a menos de 100 metros cada retén.

Las autoridades simplemente no han entendido que la confianza ciudadana, no se gana a base de pistolas, camionetas blindadas y hombres que ocultan sus rostros con pasamontañas; la confianza se gana con acciones positivas de acercamiento social, con la recuperación de valores y obviamente con el rescate de los espacios públicos que se djaron perder a través de los años.

Los negocios en esa zona que anteriormente era el resplandor del turismo fronterizo, simplemente se encuentra en el abandono, locales comerciales cerrados, únicamente tres tiendas de artesanías permanecen abiertas y eso porque se aferran sus dueños a no cerrar, no se digan los lugares de diversión, como eran discotecas y bares, ahí solo quedan ya tres, y en uno de ellos, al menos tres ejecuciones sumarias se han registrado.

Y aún mucho más en todo Ciudad Juárez, en días de vacaciones, llegaron familiares que radican en Estados Unidos, eso no muy lejos nada más aquí a cuatro horas en Albuquerque, que tenían no más de cuatro años de no visitar esta frontera.

Su asombro fue tal, al ir a buscar lugares típicos donde acudía a comer o de compras y desafortunadamente ya estaban cerrados e incluso un lugar donde le gustaba llevar su auto a verificar de los ajustes mecanicos antes de emprender su viaje hasta Zacatecas, simplemente estaba en cenizas.

Oye pues que pasa aquí, me preguntó sorprendido, parece que pasaron los indios y dejaron desolado, las calles están solas, se ve muy triste Ciudad Juárez, quise salir a darme una vuelta y tomarme una copa, pero el miedo de ver tantos policías y militares, me hicieron mejor regresarme al hotel, parece zona de guerra.

Y miren que este amigo estuvo en la primera Guerra del Golfo Pérsico y le dio pánico el andar circulando por las calles de lo que era conocido anteriormente como la Primera Frontera de México.

En fin hay mucho por resolver y hacer por la reconstrucción social de la ciudad, del estado y de nuestro país y depende de todos, poner nuestro granito de arena, pero la responsabilidad ineludible es sin duda del propio Estado y me refiero no al gobierno de César Duarte, sino al Estado Mexicano en su conjunto que engloba a las autoridades locales y federales.

Los mejores deseos para este próximo 2011, que está en puerta es precisamente, que la situación no empeore, sino que día a día se vaya resolviendo y lleguemos de nuevo a un ambiente de paz, tranquilidad y sobre todo seguridad para nuestras familias.

Mis parabienes para nuestros amables lectores de este artículo de opinión que semanalmente colaboramos en tan prestigioso medio como es el observador. Los invito a seguir informados diariamente en www.larednoticias.com. Para tips y comentarios los recibimos con gusto en [email protected]



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles