Weekly News

UAM: México enfrenta graves problemas de escasez de agua

10 de enero de 2011.

México.- La deforestación de una hectárea representa la pérdida de miles de metros cúbicos de agua y se convierte en un factor de alto riesgo de deslaves e inundaciones catastróficos, advierten especialistas de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y organizaciones en pro del medio ambiente, como Cultura Ecológica AC.

En México la pérdida de ecosistemas terrestres se mantiene en un ritmo de 250 mil hectáreas al año, de acuerdo con la Comisión Nacional Forestal, lo que en los últimos años ha generado inundaciones y deslaves en diversas entidades del país.

La investigadora Lilia Rodríguez, de la UAM, asegura que la deforestación causada por el cambio de uso de suelo y la tala ilegal, principalmente, amenaza la disponibilidad total del recurso hídrico en el país.

Según la FAO, el valor total de los beneficios ambientales que brindan los bosques y selvas de México asciende a 136 mil 770 millones de pesos.

El principal provecho proviene de la captación de dos tercios del agua que se consumen en el país, así como de los servcios que generan los 13 millones de mexicanos que viven en bosques y selvas.

Jorge Morales, también especialista en materia hidráulica de la UAM, explica que la gravedad del problema radica en que los suelos forestales absorben cuatro veces más agua de lluvia que los suelos cubiertos por pastos y 18 veces más que el suelo “desnudo”.

Ambos investigadores de la UAM precisan que aunque hay quienes no encuentran relación entre el agua y los bosques, la realidad es que juegan un papel fundamental al capturar agua dulce que abastece a las poblaciones humanas para satisfacer sus necesidades del líquido.

“En las regiones boscosas la lluvia es asimilada por la espesa vegetación, los escurrimientos naturales forman arroyos, ríos, y lagos; y el agua que se infiltra en el subsuelo forma depósitos conocidos como mantos freáticos o acuíferos debido a las características geológicas de las capas profundas del suelo”, detallan.

Sin embargo, afirman que en México la mayoría de los asentamientos poblacionales abastecen sus requerimientos de agua extrayéndola del subsuelo, lo que ha creado la “falsa idea” entre la población de que el agua se encuentra en depósitos inagotables en el subsuelo y es por lo tanto un recurso “ilimitado”.

Como ejemplo explica que en la Ciudad de México tres cuartas partes del agua usada se extrae del subsuelo; en León, Guanajuato, Mérida y Mexicali prácticamente toda el agua es de origen subterránea.

“La existencia de los mantos freáticos se debe a la captación del agua a través de la capa forestal, servicio ambiental fundamental para proteger los bosques del país”, subrayan.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles