Weekly News

Condena Calderón a los jueces del caso de Rubí Marisol

13 de enero de 2011.

México.- El presidente Felipe Calderón hizo un llamado al Poder Judicial a revisar su papel en la lucha anticrimen y censuró que un mero “formalismo” haya impedido a tres jueces de Chihuahua condenar al asesino de la hija de Marisela Escobedo. Más aún, consideró que hay juzgadores que más que eso son meros “verificadores de requisitos”.

En una jornada más del Diálogo por la Seguridad, ahora con representantes de la sociedad civil, el mandatario afirmó que se habla mucho de policías y gobiernos, “pero poco de jueces, y creo que tienen mucho que decir” .

“Lo digo con toda claridad y con casos específicos porque sí, efectivamente, duele mucho que el esfuerzo que se hace por la sociedad y el gobierno para combatir la criminalidad se debilite finalmente en la última etapa (los juzgados)”, sostuvo.

“Lo que ocurrió en el caso de la señora Marisela (Escobedo), por desgracia así fue: porque por un formalismo, quizá, los jueces tuvieron la oportunidad de no condenarlo (a Sergio Rafael Barraza, asesino de Rubí Frayre). Y aquí también (hago) un llamado respetuoso al Poder Judicial. Yo digo que no todos, quizá ni la mayoría, pero sí hay, llega a haber jueces que más que jueces son verificadores de requisitos. Es decir, hacen un check list de todas las cosas que deben cumplir: ‘aquí le faltó una firma del policía y (el detenido va) para afuera’”, dijo.

El presidente Felipe Calderón afirmó también que tiene prisa en el tema de la seguridad, porque restan poco menos de dos años a su gobierno y no quiere “dejar las cosas a medias”.

Para ello pidió la ayuda de la sociedad civil para que exija el cumplimiento de ese desafío a todos los gobiernos, y aceptó que le interesa mejorar la eficacia en el combate al crimen y al mismo tiempo bajar los indicadores de violencia.

Ofreció también los mejores oficios de su administración para seguir adelante con la estrategia antinarco en Nuevo León, “que empieza a rendir frutos”, y mejorar la colaboración con las administraciones estatal y las municipales.

Además, resaltó el hecho de que sólo 11 de los 32 centros de control de confianza del país avanzan, pese a que los gobiernos estatales asumieron ese compromiso hace dos años.

“Si nos tardamos dos años o más en crear los centros, imaginen ustedes cuánto podremos avanzar en la verificación de los policías”, dijo.

El Presidente reiteró que nunca ha llamado “guerra” al combate al crimen organizado y consideró que otro indicador de avance o retroceso de la estrategia, más allá de los homicidios, puede ser la cifra de líderes de la delincuencia detenidos o abatidos, el avance institucional y el número de policías certificados.

También lamentó que en lugares como Acapulco, ahora en lugar de agua de coco, a los jóvenes “se ofrecen coca”, y reiteró que hasta que no se cuente con 32 policías confiables no se avanzará en el esfuerzo por la seguridad.

milenio.com



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles