Weekly News

Realizarán misa en Palacio de Gobierno en honor a Marisela

16 de enero de 2011.

Chihuahua, Chihuahua.- Ante la violencia en todas sus formas, organizaciones ciudadanas convocan al homenaje que rinde Mons. Raúl Vera López, Obispo de saltillo a la activista Marisela Escobedo, la violencia sigue recorriendo Chihuahua. Seguimos ocupando las primeras planas nacionales con lo peor del ser humano: entre 2006 y 2010 se han perpetrado en Chihuahua 10 mil 135 asesinatos, más del doble del estado que nos sigue, Sinaloa y una tercera parte del total nacional de homicidios. Ningún nivel de gobierno ha logrado que ciudad Juárez deje de figurar como la ciudad más violenta del planeta.

El Obispo Raúl Vera López de la ciudad de Saltillo convoca a la ciudadanía para acudir al palacio de Gobierno, para sumarse al repudio y solicitar a las autoridades un alto a la violencia.

En el 2010 hubo en el estado de Chihuahua 5,212 asesinatos, de los cuales 446 fueron feminicidios. Entre ellos se cuenta el feminicidio de Marisela Escobedo Ortiz, defensora de los derechos humanos, justo cuando clamaba justicia por la muerte violenta de su hija Rubí Marisol Frayre.

El año que despunta no se avizora nada bueno. En primer lugar porque no se había cumplido siquiera la primera decena de días cuando ya se había cometido otro indígnate feminicidio en la persona de la poetisa y activista social Susana Chávez, en Ciudad Juárez.

Si bien las mujeres son especialmente vulnerables en este contexto de guerra de facto, ahora negada por Felipe Calderón, es necesario enfatizar la enorme vulnerabilidad de las y los defensores de los derechos humanos en el estado. Lo fundamentan los asesinatos de Josefina Reyes y de Marisela Escobedo, sólo por mencionar los más recientes. Pero en esta lógica de agresión y de impunidad para quien reclama justicia hay que señalar los ataques de personajes como el líder de la fracción priísta en el Congreso del Estado contra las organizaciones no gubernamentales y el ambiente de linchamiento contra ellas y sus dirigentes promovidas por no pocos medios de comunicación en Chihuahua.

Los ataques y difamaciones por parte de personeros del gobierno e incluso por parte de algunas voces de la Iglesia Católica contra las organizaciones defensoras de derechos humanos, sobre todo a las mujeres, al tiempo que revelan una actitud autoritaria, sexista y fascistoide, dejan ver la exasperación del gobierno del estado, del gobierno federal y sus aliados en las cúpulas del poder ante la movilización serena, silenciosa, de enorme contenido ético que ha significado el cerco de velas encendidas que rodea al Palacio de Gobierno, movimiento espontáneo, plural, ciudadano, que le apuesta a que no se olvide el artero asesinato de Marisela Escobedo Ortiz y se termine con la violencia multiforme que nos aflige.

En el tenor de conmemorar los primeros treinta días del feminicidio de Marisela Ortiz Escobedo, en la tesitura de seguirnos manifestando por el fin de la impunidad, por la realización sin concesiones de la justicia y por terminar con la violencia, como ahora lo reclaman en una campaña nacional destacados y destacadas artistas e intelectuales, anunciamos que:

El próximo domingo 16 de enero a las 11 de la mañana, el obispo Raúl vera López, O.P. de la Diócesis de saltillo, comprometido y destacado defensor de los derechos humanos, encabezara un evento de conmemoración por la lucha de dio Marisela Escobedo Ortiz en la búsqueda de justicia para su hija Rubí, justo en el lugar en que cayó asesinada esta valiente mujer chihuahuense. Esta acción también quiere expresar, la demanda ética de la ciudadanía por justicia y fin de la violencia. este acto será seguido por una serie de eventos artísticos y literarios en la plaza hidalgo.

Invitamos a toda la ciudadanía a que se sume a estas jornadas, a que siga aportando sus veladoras y su presencia.

La paz y la justicia se ganan participando.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles