Weekly News

Aprenden la lección

17 de enero de 2011.

Así que los Jets no sólo son habladurías, después de todo. Ahora Rex Ryan y su banda de bandoleros van a su segundo juego por el título de la Conferencia Americana consecutivo. Mark Sánchez lanzó pases para tres touchdowns, Tom Brady fue capturado cinco veces y los Jets de Nueva York y sus lenguas viperinas llegaron al pegarle a los Patriotas de Nueva Inglaterra 28-21, ayer por la tarde.

Los Jets respaldaron las osadas declaraciones de su coach Rex Ryan, forzando al equipo con mejor marca de la NFL a raros errores que habían estado ausentes de los Pats durante dos meses. Ahora estarán rumbo a una cita en Pittsburgh, con los Acereros, el próximo domingo, y quizás otra ronda de su habla basura para ablandar a su rival a golpe de microfonazos.

Nueva York lideró a su fiero rival 14-3 al medio tiempo antes de que Brady lanzara un pase de anotación de dos yardas a Alge Crumpler y Sammy Morris corrió para la conversión de dos puntos que colocó el marcador 14-11 en el tercer cuarto. Pero Sánchez vino de vuelta con un pase de siete yardas para Santonio Holmes y finalizó una sorpresiva victoria con Shonn Greene corriendo en un acarreo de 16 yardas para congelar el juego.

Los Jets (13-5) mantuvieron la predicción de Ryan de que su equipo llegará al Super Bowl. Los Patriots (14-3) perdieron su tercer juego consecutivo de postemporada en casa. Ryan ha dicho muchas veces que los Jets son equipo contendiente al Super Bowl, y ha irritado a fans, jugadores rivales y medios de comunicación con sus agresivos comentarios. La semana pasada él dijo que el juego era un duelo entre él y el coach de los Patriotas, Bill Belichick. Luego, de que Antonio Cromartie llamó a Brady despectivamente el martes, Ryan manifestó que no castigaría a su esquinero.

El serio Belichick no fue tan bueno como Wes Welker. El receptor abierto fue enviado a la banca en la primera serie del juego por sus comentarios, aparentemente dirigidos a Ryan. Welker hizo algunas referencias a los pies del coach en su conferencia de prensa del jueves, interpretadas por algunos como una mofa al recientemente reportado fetiche sexual de gusto por los pies, de Ryan.

Pero cuando el juego terminó, Belichick caminó hacia el medio campo donde se encontraría con Ryan, dándole una palmada en la espalda a su conquistador y compartiendo palabras.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles