Weekly News

América gana 2-0 al Nacional en su debut en la Copa Libertadores

16 de febrero de 2011.

El lío de la defensa del Nacional y el enredo con el balón de la delantera americanista marcaron un partido incombustible con triunfo de los amarillos por pura probabilidad.

Marques, Córdoba, Lembo y Núñez tuvieron los tiempos atravesados en el Azteca, se pararon, literalmente, sobre el campo y nunca le hallaron el modo al despliegue físico de las Águilas. Ellos son los señalados, pero desde la ofensiva y el mediocampo ni siquiera estorbaron la salida rival. Enfrente Vicente Sánchez, Vuoso, Reyna, Tony López y compañía fueron apenas superiores por los pelos.

Avanzaron a trompicones con el balón y erraron balones a destajo. Hicieron dos sí, pero el concierto de fallos frente al arco de Leonardo Burián, sobre todo en el final del partido, fue considerable, en especial un par: una de López y otra de Vuoso, de antología del terror.

¿Justificaciones? La altura de la Ciudad de México para los sudamericanos, claro siempre sirve; el balón, es el pretexto de moda, diferente al de la Liga, para los mexicanos.

Nacional se paró con garbo en el Azteca al inicio del juego, pero bien poco le duró la elegancia.

Sánchez, a los cuatro minutos anotó el primer gol. Miguel Layún por derecha centró un balón que se le pasó a tres defensas, Vicente remató a complacencia para anotar, incluso el portero Burián pudo hacer más en ese disparo. Entonces el duelo de precipitaciones inicio.

Vuoso tuvo, en ese lapso, un par de chances más para ampliar el marcador, pero siempre decidió mal. Del botín de Olivera salió la jugada más espectacular de la primera mitad en un volea que Burián atajó de gran manera.

Guillermo Ochoa sólo tuvo apuración en una pelota que desvió con la punta del pie.

De nueva cuenta, América aprovechó los primeros minutos en el segundo tiempo y a los 48' firmó Vuoso el partido. El argentino trató de dejar pasar un balón con una finta y Marques al intentar rechazar se lo sirvió, franco, Vuoso disparó apenas fuera del área para marcar.

Lo más peligroso del Nacional, sin aire y sin futbol, fueron los tiros de castigo de Cabrera. En un par de ellos Ochoa debió aplicarse al máximo.

Entonces Sánchez tuvo un chance de anotar en un tiro potente; Reyna otro en una volea; Pável falló un tiro franco; López, la de terror, en un remate sencillo a dos metros de la línea de gol y Vuoso, la última, también de colección, que estrelló en un poste.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles