Weekly News

Reafirman en funeral de agente Zapata lucha conjunta de EU y México contra narco

22 de febrero de 2011.

Brownsville.- Altos funcionarios de la administración del presidente Barack Obama reiteraron hoy aquí la determinación de Estados Unidos de continuar la colaboración con México “para erradicar el flagelo” que cobró la vida del agente de la Oficina de Servicios Migratorios y Aduanales (ICE), Jaime Zapata.

“Vamos a seguir de pie, como lo hizo el agente Zapata a lo largo de toda su vida, hombro con hombro con nuestras contrapartes mexicanas, para luchar contra los que tratan de imponer su voluntad mediante la violencia”, dijo el procurador general Erick Holder.

Holder emitió un breve discurso para honrar al agente asesinado por desconocidos en México la semana pasada, al concluir la misa de cuerpo presente que se ofició este martes en el Centro de Eventos de Brownsville, como parte de los eventos fúnebres previos a su sepelio.

“Nuestra misión debe ser y será el continuar con su trabajo y en el nombre del agente Zapata cumplir esta grandiosa tarea” de erradicar el crimen organizado y la violencia, subrayó el procurador.

Zapata, de 34 años, fue asesinado el pasado 15 de febrero cuando en compañía de otro agente del ICE, fue sorprendido por desconocidos armados cuando se trasladaban en una camioneta sobre la carretera federal 57 en el central estado mexicano de San Luis Potosí.

El otro agente, Víctor Ávila, resultó herido de dos balazos en la pierna en el atentado y este martes asistió a la misa de su compañero desaparecido utilizando una silla de ruedas.

En total, más de mil personas asistieron al servicio religioso que fue celebrado por el obispo Daniel Flores en el Centro de Eventos de Brownsville.

La comunidad abarrotó el lugar y muchas personas tuvieron que seguir la misa a través de una gigantesca pantalla de televisión colocada en el exterior. La señal fue transmitida en vivo por las estaciones locales en Brownsville y las comunidades de Harlingen y McAllen.

Dentro del Centro de Eventos de Brownsville, al pie del improvisado altar, yacía el ataúd de Zapata, cubierto con la bandera de Estados Unidos y rodeado siempre por una guardia de honor.

El féretro estaba flanqueado con otra bandera estadunidense, además del lábaro de Seguridad Nacional, arreglos florales y un retrato de Zapata.

Holder, la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, y el director del ICE, John Morton, esperaron a que concluyera el oficio religioso para emitir sus discursos y dar un tono político al rito de despedida para Zapata.

En su participación, Napolitano reiteró -como lo ha hecho a lo largo de los últimos días- el compromiso de Estados Unidos y México de dar con los asesinos del agente estadunidense y llevarlos ante la justicia.

La secretaria de Seguridad Nacional dijo que el ataque en contra de Zapata y de Ávila fue “descarado” y sin provocación o advertencia.

Insistió en que las autoridades estadunidenses y sus contrapartes mexicanas que luchan en la guerra contra las drogas “deberán continuar el trabajo de Zapata”.

Napolitano entregó a la familia del agente del ICE una carta personal del presidente Obama.

El director del ICE, John Morton, el último de los tres funcionarios en hablar, dijo que Zapata murió por lo que era correcto no sólo para Estados Unidos sino también para México.

Zapata, dijo Morton, tenía un propósito en su vida: darse a los demás, por eso abrazo la carrera del servicio público, porque deseaba hacer la diferencia, colaborando para hacer un mundo mejor.

El obispo Flores expresó en su homilía, que una vida que se pierde en el servicio a los demás, nunca es una vida en vano.

El obispo de Brownsville organizó la misa de forma tal que su homilía y las lecturas propias del ritual, estuvieran acordes con la significancia del momento.

Flores, quien durante su mensaje habló por momentos en español, dijo de Zapata que “era un muchacho muy noble”, que sabía que el dar la vida por los demás “es dar fruto”. “El regalo que nos dejo fue el de darse a los demás”, señaló el religioso.

Al término de la ceremonia, el cuerpo de Zapata fue conducido en procesión por más de 100 agentes de la policía local y corporaciones estatales y federales al cementerio “Rose Lawn Memorial Gardens”, donde en punto de las 12:00 inició el sepelio.

Notimex



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles