Weekly News

Devastada la cadena de proveeduría de Japón tras sismo

16 de marzo de 2011.

Este miércoles las actividades económicas en Japón eran lentas debido a que el sismo y los posteriores problemas en las plantas de energía nuclear, prácticamente rompieron las cadenas de transporte y almacenamiento, reportó la agencia AFP.

Muchas fábricas, oficinas y comercios permanecieron cerrados en la tercera economía mundial, no sólo en el noreste, devastado por la catástrofe, sino también en la región de Tokio (centro-este).

El devastador terremoto y la profundización de la crisis nuclear podrían generar pérdidas de hasta 200 mil millones de dólares en la tercera mayor economía del mundo, pero el impacto global es difícil de evaluar pocos días después de que un gran tsunami arrasara la costa noreste del país, de acuerdo a funcionarios nipones.

Por lo pronto oeste y el sur del archipiélago también se ven afectados, pero menos, por los problemas logísticos ocasionados por el terremoto, sus numerosas réplicas, y el tsunami.

El primer constructor de automóviles mundial, Toyota, mantuvo cerradas sus 28 fábricas y no prevé reanudar el ensamblaje de coches antes del 23 de marzo como muy pronto.

Pero anunció que el jueves volverán a funcionar siete fábricas de piezas sueltas, situadas en Toyota City (centro del país).

El gigante electrónico Sony continuaba con las puertas cerradas en siete plantas de producción del noreste y pidió a la mayoría de los empleados de su sede de Tokio que no acudan al trabajo. Otras muchas empresas de la capital hicieron lo propio.

Los trenes regionales que utilizan a diario millones de habitantes de Tokio no funcionan con normalidad, aunque se ha registrado una ligera mejora desde el lunes, cuando apenas se cubrió el 20% del servicio. Las líneas de metro del centro de la ciudad seguían circulando, pero a un ritmo similar al de un fin de semana.

Muchos de los 35 millones de habitantes de Tokio, pulmón económico de Japón, evitaban acudir al trabajo y desplazarse ante la ingente inquietud por la situación en la central nuclear de Fukushima, que dista 250 kilómetros. La compañía eléctrica Tokyo Electric Power (Tepco), que abastece la región de Kanto (que abarca Tokio y las prefecturas aledañas), mantiene los cortes eléctricos planificados para evitar un corte repentino a gran escala por falta de producción.

Varias empresas tuvieron que adaptarse a ello, cerrando la puerta durante unas horas al día o toda la jornada.

En el frente energético, una refinería petrolera de Cosmo Oil de Chiba (este de Tokio) continuaba presa de las llamas, cinco días después del sismo que provocó un incendio en una cuba de almacenamiento de esta instalación, con una capacidad de 220.000 barriles diarios.

Con información de agencias



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles