Weekly News

Libia libera a periodistas de The New York Times

23 de marzo de 2011.

Madrid.-Los cuatro periodistas de The New York Times que fueron capturados por fuerzas fieles al líder libio Moammar Gadhafi la semana pasada ya fueron liberados y se encuentran en la embajada de Turquía, en Trípoli, informó el embajador turco en Libia, Levent Sahin Kaya.

Los reporteros son Stephen Farrell, que en 2009 fue secuestrado por el Talibán; Anthony Shadid, dos veces premiado con el Pulitzer y responsable de la oficina del diario en Beirut, y los fotógrafos Tyler Hicks y Lynsey Addario. Los periodistas fueron capturados mientras cubrían la guerra civil entre las fuerzas de Gadhafi y los rebeldes.

"Como muchos periodistas de occidente, los cuatro entraron sin visa a la región controlada por los rebeldes en el este de Libia desde la frontera con Egipto para cubrir la insurrección contra el coronel Moammar Gadhafi", explica el diario en su edición en línea este lunes.

Los periodistas capturados por las autoridades libias Anthony Shadid, Lynsey Addario, Stephen Farrell y Tyler Hicks han relatado en un artículo para su diario, 'The New York Times', sus experiencias frente a los hombres de Muamar Gadafi.

En la ciudad de Ajdabiya, recibieron el aviso de su conductor: "¡Están en la ciudad!", en alusión a los soldados del dictador. Sin embargo, confiaron en que antes de un ataque frontal tendría que llevarse a cabo un bombardeo, como había ocurrido en otros puntos.

Sin embargo, aparecieron las figuras uniformadas de verde. Tal y como han contado en el diario neoyorquino, superaron la primera línea de hombres armados, pero no la siguiente. Abrieron las puertas del coche y un soldado gritó al resto: "¡Periodistas!".

No era la primera vez que se enfrentaban a una situación así. Addario había sido secuestrada en Falluya (Irak), en 2004; Farrell en Afganistán, en 2009; Tyler había cubierto desde Chechenia hasta Sudán, y Shadid fue disparado por la espalda en 2002 por un hombre que, sospecha, era un soldado isralí.

Un soldado resolvió a sus compañeros: "Disparadles". Otro respondió: "No podéis. Son americanos". Aunque los periodistas fueron golpeados, insultados y maniatados, recibieron el ofrecimiento de comida, bebida y cigarros por parte de sus captores. "Ésta es la moral del Islam. Ésta es la moral de Gadafi. Tratamos a los prisoneros de forma humanitaria", resaltó un soldado.

Los reporteros llaman la atención sobre la falta de autoridad en esos grupos armados oficiales, del mismo modo que había presenciado antes en los jóvenes grupos de rebeldes.

Horas más tarde de reclusión en una celda, Shadid fue interrogado por un soldado, que le preguntó por el hecho de que hubiesen entrado en Libia sin pasaporte: "¿No te das cuenta de que podrías ser asesinado aquí y nadie se enteraría?".

El jueves, en la espera de un avión rumbo a Trípoli, varios de los periodistas recibieron golpes. Durante el vuelo, también recibieron alguna que otra disculoa de la tripulación.

A la llegada a la capital, transportados los periodistas en furgones, un guardia le increpó a Shadid: "¡Abajo, abajo, EEUU!". Shadid respondió: "Pero yo no soy americano. Soy irlandés. "Abajo, abajo, Irlanda", cambió el grito. Los cuatro periodistas de 'The New York Times' llegaron a Túnez sanos y salvos, según ánunció la dirección del periódico.

Los cuatro periodistas fueron liberados a raíz de las medidas emprendidas por Turquía y fueron entregados en un primer momento a la embajada turca en Trípoli.

ELMUNDO.es



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles