Weekly News

La opinion de
Eduardo Borunda Escobedo
¿Alianzas imposibles?

28 de marzo de 2011.

El proceso electoral del 2012 se vive intensamente. Los escenarios de la confrontación político electoral se dan a través de “experimentos políticos” en los que sin lugar a dudas Chihuahua ha tenido siempre un papel fundamental. Recordemos que en el año 2004 confluyeron dos macroalianzas políticas que buscaron gubernatura, diputaciones, alcaldías y sindicaturas del estado y de los 67 municipios chihuahuenses. Por un lado, José Reyes Baeza con las siglas del PRI, PT y PVEM (Alianza con la Gente) obtuvieron el triunfo en la gubernatura con el 56.48% de los votos, es decir una ventaja de más de 15 puntos porcentuales frente a Javier Corral Hurtado que encabezó la alianza entre el PAN, PRD y PCD (Todos Somos Chihuahua) y que obtuvo un 41.38% de la votación.

La propuesta de nuevas alianzas en el estado de México ha llamado la atención en el sentido de que por un lado estarían Eruviel Ávila con una alianza ya firmada entre el PRI, PANAL y PVEM. La diferencia entre el estado de México y Chihuahua, en estas alianzas es que no existía una ruptura política entre los partidos de Acción Nacional y el de la Revolución Democrática a raíz de las elecciones presidenciales del 2006. La ruptura de diálogo llevó al presidente Felipe Calderón Hinojosa a prácticamente entrar por la puerta trasera del recinto legislativo para tomar protesta como presidente.

En ocasión de lo anterior, el presidente Calderón del PAN fue llamado “presidente espurio” por parte de la dirigencia del PRD y señalaron estos mismos al perdedor de Manuel López Obrador como “presidente legítimo”. Así las cosas, el dialogo roto entre el poder legítimamente constituido y la dirigencia partidista del PRD protagonizaron una serie de acusaciones mutuas y desconocimiento del propio poder. Sin embargo, el crecimiento del PRI en las encuestas electorales rumbo al 2012 que lo colocan como el favorito y mencionadas por el grupo Mitosfky (especialistas en encuestas de opinión pública y con información de la encuesta del mes de febrero del 2011) hacen caer hasta un tercer sitio al PRD y en un segundo lugar al PAN. Aunque son 14 puntos de diferencia entre el primer lugar (PRI) y un segundo lugar por parte del PAN, la lucha entre el segundo y el tercer lugar es de apenas 9 puntos. Es decir en un escenario competitivo, estos números se cerrarían creando sorpresas de último momento.

Entonces, en primer plano, la elección del 3 de julio del 2011 en el estado de México tiene una sobrelectura interesante ya que se medirán fuerzas nacionales como un tiro de calentamiento para las elecciones del 2012. El resultado de la elección quizá no sea determinante para el resultado del 2012 pero si supone un mensaje de lo que pudiera ocurrir.

Por lo pronto, la dirigencia renovada del PRD está en un dilema, dividirse completo o recomponerse porque hay dos discursos ideológicos confrontándose al interior. Los que quieren una alianza entre PAN y PRD y los que se oponen a dicha alianza en el estado de México. A pesar de que la consulta promovida por estos dos partidos políticos arroja en sus resultados preliminares una aprobación al “SI” con cerca del 75% de los votos, la descalificación de los resultados por parte de la secretaria general del PRD es evidente. Lógicamente no se puede llevar un diálogo o una construcción de consensos cuando existen, repito, dos discursos que en lo ideológico se contraponen dentro de un mismo partido político.

En conclusión, las cartas están echadas, las apuestas por unos y/o por otros son evidentes, el agua y el aceite se han juntado en un experimento político del que pueden salir quemados. La decisión de lo que pase en el estado de México será un mensaje para el 2012 y hasta el momento, Enrique Peña Nieto atrae con su figura y la “Gaviota” los reflectores. Las complicaciones de los partidos de oposición en el estado de México serán un factor importante en el contexto nacional ya que su principal enemigo está en casa, es decir, duermen en la misma alcoba. Lo cierto es que el 3 de julio habrá un mensaje de quien pudiera ser el próximo presidente de México, Eruviel Ávila representa un nuevo rostro y por lo pronto es el candidato cuyo nombre estará en la boleta electoral del 3 de julio en el estado de México.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles